Mitma y Gutiérrez hunden a la COB: ¡rescatémosla desde las bases!

ampliado CBBALos sucesos de las últimas semanas marcan un retroceso en el debate interno a la COB. Producto de las maniobras de Mitma y de la fracción sindical del MAS hoy el tema no es el papel de la clase obrera en un escenario político inestable, sino la sobrevivencia misma de la COB como la conocimos hasta ahora.

El intento divisionista de la fracción sindical del MAS permite a Mitma y a la burocracia de la COB de hacer coincidir la defensa de la unidad sindical con la defensa de su propio prestigio. El resultado es que podríamos tener o ninguno, o uno o dos congresos de la COB pero en todos casos distorsionados y organizados para impedir el auténtico debate democrático de las bases.

De hecho ni Mitma ni la fracción sindical del MAS logran reflejar el verdadero sentir del movimiento obrero sindicalizado. El supuesto congreso convocado para febrero en Santa Cruz por la fracción sindical del MAS y que autoridades del oficialismo de este departamento presentan como una actividad de partido en apoyo a la reelección, no prospera. Actualmente este eventual congreso sería principalmente campesino y de petroleros, con una parte de constructores y de trabajadores mineros de COMIBOL.

El ampliado minero del 23 de enero ha concluido con una evidente mediación entre la burocracia y la presión de las bases. La resolución aprobada reafirma que el “proceso… no es de ningún partido político” pero critica de manera tan dura como impotente la ratificación de algunos ministros, como la de Salud; rechaza el CONADE pero al mismo tiempo determina “la no participación a las reuniones de la CONALCAM”; “exige de manera urgente” la convocatoria a Congreso, pero prorroga a Gutiérrez; pide anular el Código Banzer pero no defiende el Código abrogado por Evo.

No dice nada del congreso de Santa Cruz y termina con algunas reivindicaciones, entre las cuales el reclamo que el vice de Evo sea obrero revela el carácter corporativo del organismo que aprobó la resolución. Además prorrogando a Gutiérrez anuncian que el próximo ejecutivo de la COB no saldrá de las indicaciones de un Congreso Orgánico de la FSTMB, hecho que tendrá repercusiones entre las bases.

En realidad el único sector que respalde sin fisuras internas el congreso paralelo de Santa Cruz es el campesino, que hace tiempo viene reclamando la conducción de la COB para hacerla “plurinacional”. Una COB que no sea dirigida por un obrero asalariado cesaría obviamente de ser un sindicato obrero y por esto la eventualidad es resistida por los trabajadores.  

Por otro lado la única manera para que una COB paralela logre atraer hacia sí al grueso de los sindicatos sería con concesiones significativas al movimiento obrero, concesiones que no están ni en las intenciones de un gobierno enfocado en no “molestar” la inversión productiva privada y pública, ni en las posibilidades de un entorno económico menos favorable a pesar de las posibilidades de un cierto repunte.

¿Por qué dividir a la COB le resulta al gobierno más difícil que con otras organizaciones sociales? En primer lugar la COB no es cualquier sindicato: nació como si fuese un soviet al calor de una revolución con gran protagonismo obrero. Es la única organización tradicional del movimiento obrero boliviano y la clase obrera no abandona sus organizaciones solo porque alguien se lo pide. Precisamente esta actitud denigrada por quienes no la entienden demuestra que los obreros existen como una clase con características sociales definidas, entre las cuales el guiarse por el interés general.

Como la maniobra divisionista ha sumado el rechazo incluso de diputados sindicalistas como Montes, preocupados que una COB gobernada directamente por el oficialismo le arrebate sus posibilidades de negociación (y curules), los masistas en la COB han cambiado de estrategia. Desde la COD de Beni, la de Santa Cruz y la de Oruro declaran que no acatarán el paro y desconocen a Mitma exigiendo Congreso. Pero ¿exigiendo a quién?

El actual CEN de la COB está con Mitma y a su vez exige el respeto a la resolución del ampliado de Potosí que emplaza a federaciones y CODes a realizar sus congresos previos al de la COB, anunciado para abril. Solo la COD de Oruro ha indicado que convocará a Congreso “para tener resoluciones concretas en torno al Congreso Nacional de la COB” (La Patria de Oruro 31/1/2018). De darse este congreso departamental, será muy combatido pese al fraude electoral en el sindicato de Huanuni, y adelantará los resultados del congreso nacional.

Mitma tiene el apoyo de un sector de la burocracia desprestigiado. Por lo visto pero, el descontento de la clase obrera que ya no se conforma con proclamar que “el proceso le pertenece” si ninguna decisión le corresponde, no está solo con su bando en esta disputa. Por esto ni sus métodos burocráticos de limitar la intervención de las bases con marchas y expulsiones, ni los de Gutiérrez y demás operadores del MAS representan la lucha de la clase obrera para apropiarse del proceso y/o superar sus limitaciones.

Para impedir que la COB sea empujada a la parálisis justo cuando la lucha por la independencia sindical y política de la clase obrera cobra paulatinamente fuerza, es indispensable la acción de las bases. El Encuentro de delegados que propusimos sigue siendo vigente así como la necesidad de que en cada sindicato y federación se exija que los congresos sirvan a las bases para definir de manera clara e informada el camino a seguir entre quienes plantean una COB dependiente del gobierno y quienes defendemos la necesidad de levantar una organización política independiente del movimiento obrero.