dsc00007.jpg

Apoyar con la lucha los mineros de Sinchi Wayra


Ayer 12 de mayo fue un día de lucha los mineros de Porco, departamento de Potosí. Los trabajadores de Sinchi Wayra SA – ya COMSUR SA la sociedad anónima de Goni y actualmente de la Glencore International AG, multinacional suiza – inundaron las calles de la Villa Imperial declarándose en huelga general indefinida hasta conseguir la jornada laboral de 8 horas. La crisis de la minería había posibilitado un convenio con los cuales se corresponsabilizaba a los trabajadores por la caída del precio de los minerales, congelando sus salarios y extendiendo la jornada laboral a 10 horas. Como era de prever este convenio no ha durado ni un mes.

Las raíces de la crisis

Sinchi Wayra con Inti Raymi, Manquiri y San Cristóbal son las más grandes empresas mineras del país, todas de propiedad de multinacionales norteamericanas, canadienses y japonesas. Sinchi Wayra emplea 3500 trabajadores entre los departamentos de Potosí y de La Paz. En Porco la empresa extrae plomo, plata y zinc, cuyos precios en el mercado mundial han caído de manera abrupta en los últimos años. El precio del plomo cayó del 63% entre 2006 y 2008  (-24% solo entre noviembre y diciembre del 2008) el del zinc cayó del 53% entre 2006 y 2008. Estos desplomes son consecuencia por un lado de una contracción de la demanda mundial, por la crisis que afecta a China y EEUU principales consumidores mundiales de minerales, por el otro de la codicia de empresarios nacionales y sobre todo multinacionales que siguen saqueando el país en desmedro de los intereses nacionales, obviamente con la masiva explotación de los trabajadores.

El precio del zinc por ejemplo había subido poco más de 1000 dólares la tonelada hasta más de 3000 dólares. Excitadas por la posibilidad de altas ganancias las multinacionales y los empresarios mineros nacionales han incrementado la producción de minerales del 63% en el año pasado. Esto ha creado una situación de sobreproducción que, como en el 2002 cuando el precio del zinc estaba por debajo de los 1000 dólares la tonelada. El año pasado se han producido aproximadamente 12 millones de toneladas de zinc frente a una demanda mundial de poco más de 10 millones. La caída del precio de este mineral es expresión de la anarquía capitalista donde la codicia de ganancias de un pequeño puñado de millonarios en el mundo provoca inevitablemente crisis que siembran desempleo, incertidumbre y pobreza entre los demás.

La receta empresarial

En Navidad del 2008 el Papa Noel de Sinchi Wayra había entregado 700 cartas de despidos entre los mineros de Porco, los cuales reaccionaron con la ocupación de la Prefectura de Potosí en rechazo a los paros. La empresa con una calculada demostración de soberbia no acudió a la convocatoria del gobierno que se hizo presente en Potosí con el Ministro de la Minería Echazú para solucionar el conflicto. En una sucesiva marcha de los trabajadores algunos dirigentes sindicales amenazaron con ocupar la empresa si la multinacional suiza no revocaba los despidos y no acataba las leyes nacionales. Sinchi Wayra exigía a los trabajadores una extensión a 10 horas de la jornada laboral, el sistema del 14/7 (14 días de trabajo y 7 de descanso) y congelación de los salarios para hacer frente a la caída de los precios internacionales de los minerales.

dsc00006.jpgEn la negociación que tuvo finalmente lugar en la sede del Ministerio de Minería en La Paz el sindicato accedió a las 10 y a la congelación salarial. Se firmó un convenio donde por su parte la multinacional se comprometía a revocar los despidos y a una serie de mejoras de la condición laboral de los mineros. Las 10 horas eran justificadas con el hecho que los trabajadores de la mina descansan por el acullico (la masticación de coca), en realidad supuestamente no había incremento del horario porque el trabajo efectivo seguía siendo de 8 horas.

Por un mes los trabajadores han acatado el convenio, renunciando al aumento salarial del 12% que le correspondía en función del nuevo decreto. En este mes la empresa no ha cumplido con ninguno de sus compromisos, mientras que los trabajadores han experimentado sobre sí mismos lo que quiere decir regalar dos horas más de vida cada día al patrón en lugares de trabajo insalubres y con una fuerte exposición a enfermedades como la silicosis etc.

Recomienza la lucha

Tras asambleas en Porco los mineros se han declarado en huelga general indefinida y movilizada hasta conseguir las 8 horas. Argumentan que las faltas de la empresa anula automáticamente el convenio. El primer acto de esta movilización ha sido justamente la improvisa marcha en Potosí donde los camaradas de la Corriente Marxista Internacional estuvimos presentes. Conversando con varios compañeros mineros en la marcha se podía claramente entender sus preocupaciones. Otros lamentaban como la empresa no dote los trabajadores de tapa oídos, herramientas indispensables para los perforadores y los mineros en general, y desatienda todas las normas de higiene y seguridad laboral, inclusive los últimos decretos promulgados por el gobierno en este 1º de Mayo. Sobre la cuestión del horario laboral todos referían como sea imposible vivir por 10 horas en las minas y que la extensión del horario laboral se hace insostenible dañando también la producción.

En su asamblea a las puertas de la Prefectura de Potosí al finalizar la marcha, mientras los dirigentes leían la nota del dsc00008.jpggobierno con la cual se anunciaba la llegada de una delegación del gobierno, con el Viceministro de Minería y un funcionario del Ministerio del Trabajo, los trabajadores ratifican su voluntad a seguir hasta las últimas consecuencias la huelga. Un trabajador intervenía afirmando porque no exigir la nacionalización de una vez, otros manifestaban la necesidad de comprobar el incumplimiento de la empresa para que se declare anulado el convenio, otros consideraban necesario organizar ya una marcha a La Paz expresando desconfianza en las negociaciones. Los dirigentes del sindicato invitaban a no manifestar desesperación, considerando necesario escuchar la voluntad del gobierno antes de tomar otras medidas.

Todas estas intervenciones son expresiones de una lucha que se va poco a poco radicalizando. Los trabajadores están madurando sus conclusiones frente a la crisis y a la lucha, este proceso se expresaba en el alternarse de intervenciones muy radicales y otras que expresaban en cambio la natural preocupación frente al peligro de perder su fuente de empleo. Sin embargo todos los trabajadores afirmaban la misma determinación y unidad a seguir con la lucha hasta conseguir nuevamente las 8 horas.

¿Qué representa la lucha de Sinchi Wayra?

La arremetida empresarial se asevera con la crisis. En Tarija los obreros de ITIKA SA conformaron un sindicato para conseguir el aumento salarial, la gerente de la empresa despidió los dirigentes del sindicato, los trabajadores han ocupado la planta el 29 de abril exigiendo el respeto a su derecho sindical, el reintegro de los despedidos, el aumento salarial. Algo similar ha pasado el anterior mes de abril en MANACO, Cochabamba. En Potosí la falta de seguridad industrial ha provocado 4 muertos en un solo día en una mina. Lo mismo ocurre en La Paz, Santa Cruz. Por todo lado la clase trabajadora boliviana está chantajeada con la crisis, amenazada con cierres y despido. Por todo lado los empresarios desatienden sistemáticamente las leyes laborales, el derecho sindical, los derechos salariales.

Sinchi Wayra es una de las principales empresas del país, por número de trabajadores y porque opera en un sector, la minería, que es con la producción de hidrocarburos el principal sustento de la economía boliviana y ha contribuido por un 50% al crecimiento del Producto Interno Bruto del 2008. Si la arremetida empresarial pasa en Sinchi Wayra nada podrá detener las multinacionales y el empresariado nacional de aplicar las mismas medidas a toda la clase trabajadora, cargando sobre su espalda los efectos de la crisis.

De Sinchi Wayra a la contraofensiva del movimiento obrero

Por esto consideramos que los compañeros mineros de Porco en este momento representen con su lucha la trinchera del movimiento obrero. La COB y la FSTMB deben trabajar para fortalecer este frente de la lucha de clase apoyándolo con la unidad de todo el movimiento obrero. Para que de Sinchi Wayra pueda surgir el programa de lucha y las contramedidas de la clase trabajadora frente a la crisis es necesario convocar una huelga general de todo el sector minero en apoyo a los compañeros de Porco, llamar a asambleas en todos los lugares de trabajo y hacer de esta lucha el crisol de la contraofensiva del movimiento obrero a la arremetida empresarial. Los mismos compañeros del movimiento sindical que tienen una posición de apoyo al actual gobierno deben entender que solo organizando las fuerzas de la clase trabajadora en contra de los ataques patronales podremos fortalecer y profundizar el proceso de cambio.

La COB y la FSTMB preparen la huelga general declarándose en permanente estado de alerta exigiendo:

  • ESTABILIDAD LABORAL: no al trabajo precario, a destajo y eventual, por una ley que impida cualquier despido para que los trabajadores no seamos el colchón de la crisis;
  • MAS EMPLEO DIGNO: escala móvil de horarios y salarios para repartir entre todos el trabajo que hay y la riqueza producida;
  • que los patrones paguen por su crisis: expropiar y nacionalizar todas aquellas empresas que amenacen con cierre y despidos o pretendan cargar sobre las espaldas de los trabajadores los efectos de la crisis.