¡El magisterio en un solo frente contra el gobierno!


El gobierno teme la escalada de luchas que empieza con la marcha de la COB. El empresarios Murillo que anuncia la intervención de clínicas privadas con la estructura necesaria para evitar más muertes – hecho que los marxista y la izquierda sindical reivindicamos desde marzo – y los torpes intentos de Cárdenas de dividir al magisterio lo demuestran. 

Cárdenas dice que el magisterio está planteando el retorno inmediato a las clases presenciales, queriendo con esto poner a maestros urbanos contras los rurales y viceversa; plantea la hipótesis de ascensos automático para restar fuerzas a la movilización del magisterio; acusa a la movilización de servir a supuestos intereses desestabilizadores del MAS para provocar la reacción de todos los que hemos luchado contra el servilismo y la falta de independencia sindical de los actuales dirigentes. Sin embargo, el MAS apuesta a las elecciones, es decir a no dar la solución que necesitamos tener ahora. 

Por último Cárdenas amenaza con el cierre de la gestión y promete cero reprobados para ganarse el favor de asociaciones de padres de familia y aparentar como el que tiene la sartén por el mango. Pero el sabe bien que antes de poder concretar esto deberá superar la oposición de sus aliados en los colegios particulares que podrían quebrar. Esto demuestra una vez más que la voluntad de Cárdenas es neoliberal. La “modernización” de la educación que pregona es la agudización de las diferencias de clases que siguen siendo el más pesado lastre de nuestro sistema educativo. Sí, incluso en esta pandemia, renunciamos al principio que la educación es tarea del Estado, acabaremos con una educación totalmente controlada por el mercado y el lucro. 

Como hemos declarado, la educación virtual es en sí misma una idea neoliberal. De hecho ya antes de esta pandemia tenemos cursos de idiomas y técnicos que se venden en internet a quien pueda comprarlos. El gran psicopedagogo ruso Vigotsky descubrió que “el aprendizaje es posible sólo ahí donde es posible la emulación”, es decir donde los estudiantes de cualquier grado puedan aprender el uno del otro, como hace nuestra especie. El magisterio se ha abierto a la posibilidad de la educación virtual en este contexto de pandemia sólo para no perjudicar a los estudiantes. 

Pero el Estado debe financiar este proceso. Si hay educación virtual debe ser para todos y con las mismas posibilidades. Ya desde el año pasado la estatal Agencia Boliviana Espacial oferta planes de internet satelital para todo el territorio nacional a un mínimo de 300 Bs al mes. Por otro lado la empresa Quipus mantiene la infraestructura para la producción masiva de equipos de última generación. Con una inversión de aproximadamente 400 millones de dólares se podría garantizar equipos, acceso a internet para todos los estudiantes de cualquier lugar del país y empleo para las empresas estatales. 

Este gobierno era incapaz de hacer esto antes y lo es más aún ahora que ejerce el poder desde el aislamiento, sanitario y social. Esto va a perjudicar enormemente también a los estudiantes, particularmente a los de las promociones que van a chocar con las pruebas de suficiencia académica para la educación superior sin la suficiente preparación. Es por esto que reivindicamos también cursos prefacultativos gratuitos para todos ellos.

Nuestra lucha no puede limitarse a la renuncia de un ministro, ni podemos aceptar utilice el diálogo para forzar la Asamblea Legislativa Plurinacional a aprobar préstamos. El magisterio estamos nuevamente al frente de las luchas sociales, pero no estamos solos. Fabriles, salubristas, mineros, están movilizados. A ellos, a nuestros compañeros de clase, debemos plantear la huelga general para que renuncie Añez y se vaya este gobierno.

Sigue el Frente de Izquierda del Magisterio y sus actividades en Facebook.