Elecciones en Venezuela: Declaracion de los marxistas venezolanos


¡Voto masivo al PSUV el 23-N para expropiar a la Burguesía!

 

La Corriente Marxista Revolucionaria (CMR) hace un llamado al conjunto de la Clase Obrera y al pueblo de Venezuela a votar masivamente por los candidatos del Partido Socialista Unido de Venezuela en las próximas elecciones a gobernaciones y alcaldías del 23 de Noviembre. La revolución bolivariana se encuentra en la encrucijada y las elecciones de Noviembre marcarán un punto de inflexión donde la revolución entrara en un periodo decisivo.

La contrarrevolución esta combinando la lucha legal e ilegal para destruir el movimiento revolucionario de las masas. Votaremos masivamente al PSUV para cerrar filas a la derecha y completar la revolución bolivariana bajo la única forma en que se puede, transformando las relaciones sociales de producción, es decir, la expropiación de la banca, la gran industria, los monopolios y latifundios bajo control obrero y popular, junto la construcción de un Estado Obrero Socialista. 

Todas nuestras conquistas están hoy más que nunca indisolublemente unidas al futuro de lalogo-psuv.jpg Revolución Bolivariana. No podemos dejar que la oposición retome gobernaciones y alcaldías, ya que esto supondría instrumentos en manos de la contrarrevolución para desmantelar todas las conquistas, y reorganizar sus fuerzas para volver a  intentar acabar con la revolución. Si ellos consiguieran éxitos en estas elecciones será para repetir los mismos actos y métodos de la contrarrevolución en Bolivia. Ello significa financiación, armamento y organización de bandas fascistas para intimidar y sembrar el horror a los trabajadores y el pueblo. Para eso fue que usaron las prefecturas (Gobernaciones) y alcaldías. Si la oposición retoma el poder político en Venezuela ¿respetarán las leyes y la democracia? ¡Solo un imbecil puede afirmarlo! Etapa que se abrirá luego de las elecciones pone todo en juego ¡Esta en juego la cabeza del proletariado y la vida de la revolución bolivariana!

Hacemos un llamado a la clase obrera a construir batallones del PSUV en todas partes y dotarlo de un programa de independencia de clase  contra los reformistas. Es imposible la coexistencia pacifica entre el patrón y el obrero. No puede existir armónicamente la extracción de la plusvalía por parte del empresario al obrero (sino no es empresario), y la lucha del obrero por dejar ser un esclavo asalariado. Solo se puede construir el socialismo acabando con la propiedad privada de los medios de producción, para hacer una economía nacionalizada y planificada por el conjunto de los trabajadores y el pueblo en función de las necesidades de la población y no del mercado. No existe un empresariado socialista y patriota.

Debemos luchar en el PSUV y en todo el movimiento bolivariano por las autenticas ideas del socialismo científico que son las ideas del marxismo. Combatir las ideas del reformismo que es la idea de la economía mixta, es decir, de la coexistencia del empresario y el obrero junto, cosa que ya ha refutado la historia de todas las revoluciones bajo el capitalismo. Estas ideas reformistas solo pueden generar desviaciones que ponen en peligro la revolución, de no corregirse esa desviación surgirán nuevos Manuitt y Acosta Carlez, socavará las bases de la revolución generando algo muy peligroso como es el escepticismo y el descontento que se traducirá en nuevas y peores abstenciones, como ya se vio en el referéndum a la constitución. Esta última fue una seria advertencia de lo que puede ocurrir sino se toman las medidas necesarias para terminar con el capitalismo y el estado burgués en Venezuela.

Votaremos a los candidatos del PSUV para cerrarle el camino a la burguesía, pero al mismo tiempo lucharemos contra el reformismo en las filas del PSUV y de la revolución.

La victoria en las próximas elecciones debe servir inmediatamente para impulsar la expropiación de la banca, la gran industria y los latifundios  bajo el control de los trabajadores y el pueblo. El conjunto del sistema productivo nacional nacionalizado y bajo el control obrero de la producción es la única forma de construir un verdadero plan para el desarrollo industrial del país y resolver todas las deficiencias. Impulsar una profunda reforma agraria con Comités de Campesinos que junto a la clase obrera es el único medio para alcanzar la soberanía alimentaría y permitir desarrollar un sistema agroproductivo nacional capaz de resolver todas las necesidades y crear abundancia, y sustituir las importaciones, cosa que es incapaz de hacer el conjunto del empresariado, es decir, la burguesía, junto a la sustitución del actual estado burgués que no permite llevar a cabo las medidas planteadas por Chávez y además sabotea la revolución. Que todos los funcionarios públicos tengan un salario no mayor a la de un trabajador medio cualificado. Introducir el derecho de los soldados que en asamblea elijan sus mandos (Comités de Soldados) como mejor medio para frenar cualquier embrión fascista en el ejercito, y que los soldados puedan participar en el PSUV, creación de reservas del ejercito en todos lo centros de trabajo, coordinado con los sindicatos revolucionarios y los Consejos de Trabajadores, en fin preparar y dotar a la clase obrera y el pueblo con las verdaderas herramientas para acabar con el capitalismo y empezar la transición hacia una sociedad socialista.