bautistaenatex

ENATEX: ¡NO! al despido de Raúl Bautista. Por el expropio de la planta y la administración obrera contra la crisis


El 2015 empieza con una muy negativa noticia por todos quienes pensamos que el proceso deba radicalizarse para enfrentar la desfavorable coyuntura económica que se avecina. Raúl Bautista, portavoz de los trabajadores de la estatal ENATEX ha sido despedido esta mañana sin previo aviso y con un claro intento amenazador para descargar la crisis sobre los obreros.

Bautista ha expresado la voz de los trabajadores durante la huelga de brazos caídos del pasado diciembre por el pago de salarios y beneficios sociales devengados y que concluyó con un acuerdo mutuo “para la consolidación y defensa de la industria nacional”, como declarado por la ministra de Desarrollo Productivo Teresa Morales. Sin embargo, como reportado por las agencias de prensa de hoy, Bautista ha sido notificado con memorándum de despido esta misma mañana y no se le ha permitido ingresar al trabajo. Bautista afirma ser el único despedido en el marco de un “proceso de restructuración” al que alude la gerencia y que evidentemente no fue objeto de discusión en las mesas de negociación sindical.

ENATEX atraviesa una crisis de la cual ninguna de las gerencias que se han sucedido en estos años supo levantarla, tampoco la actual. Bautista había en varias ocasiones denunciado no solo la incompetencia de las gerencias, sino también las intromisiones de círculos políticos y familiares próximos a exponentes del gobierno, atribuyéndoles la gravedad de la situación. Los trabajadores han estado laburando con el pago de salarios y beneficios sociales postergados, mientras el Estado sigue pagando 45 mil dólares al mes por el arriendo de las plantas de la vieja AMETEX, sociedad liquidada por una deuda de millones de dólares a inversionista y a los propios trabajadores.

En pasados días Evo Morales ha invitado a abrir un debate sobre cómo afrontar la situación económica desfavorable por la caída de precios de materias primas. En este marco el compañero Alfredo Rada, viceministro de coordinación con los movimientos sociales, ha propuesto públicamente la nacionalización de las principales minas del país. Es objetivamente la única salida posible, pero el propio caso de ENATEX y de otras empresas estatales no extractivas demuestran que es de por sí insuficiente.

En su artículo Rada distingue lo político de lo económico, sin embargo Bolivia y el proceso pueden resistir a la coyuntura económica desfavorable solo con el más participado y convencido apoyo de las masas campesinas y obreras que son el motor del proceso de cambio. Si se despiden a los representantes obreros y se frustran las aspiraciones del movimiento campesino; ¿con quién se quiere debatir una salida a la caída internacional de precios de las materias primas? Para que el actual proceso sea revolución y la economía se relance desprendiéndose de su patrón primario exportador, la crisis debe ser ocasión para avanzar al socialismo.

En el caso de ENATEX esto quiere decir empezar expropiando las plantas a sus viejos propietarios huidos al exterior e introducir elementos de administración obrera basados en la elección y revocabilidad de los representantes de los trabajadores y con un papel de solo apoyo técnico de los funcionarios gubernamentales. Este es el único camino para evitar fenómenos de burocratismo y para incentivar aumentos de la productividad que son necesarios a relanzar la empresa. La COB debe rechazar el despido del compañero Bautista y abogar por una solución avanzada de la crisis de ENATEX. De esto depende también el papel activo de la clase obrera en el proceso.