Huanuni: temores y cambios más allá de la pandemia


Oruro fue uno de los primeros departamentos del país en decretar la cuarentena general a pesar de las críticas y observaciones del gobierno central y hasta el rompimiento del “silencio epidemiológico” del 10 de abril, fue admirado y reconocido por el país, por su determinación, capacidad organizativa y conciencia de la población; sin embargo bajo esta circunstancias en menos de 10 días los casos se han triplicado, a más de 40 casos, con 30 casos en el municipio de Oruro, 6 en Huanuni, 3 en Eucaliptus y 3 Sevaruyo. Entre estos se tiene 8 recuperados y 2 fallecidos.

El contagio en Huanuni

En Huanuni, siendo uno de los municipios con más casos confirmados, de donde aún se esperan resultados de 70 sospechosos, la población está consternada y gravemente preocupada, peor aún con el rumor de que la paciente que fue trasladada a Oruro haya fallecido, tergiversaciones que fueron desmentidos en una conferencia de prensa que realizaron los responsables de salud del Hospital Santa María de Huanuni, autoridades del municipio y dirigentes del Sindicato de la Empresa Minera Huanuni.

Estos sucesos han hecho que se intensifiquen acciones de emergencia como la desinfección de calles, principalmente la zona donde vivía la paciente, San Pedro. Asimismo se ha anunciado iniciar procesos legales a los médicos que no han podido identificar el caso y a la familia por atentado a la salud pública, todo bajo el mismo trato de condena, culpabilizar e inducir la culpa y temor en la población. Desde el sindicato de la Empresa, se ha manifestado que lamentablemente la CNS no ha informado, tampoco ha permitido una comunicación adecuada. Además merece enfocar las condiciones en el que se encuentran los centros de salud del país, si en hospitales de las ciudades capitales no están en condiciones aún peor los centros como Huanuni. Como dijo el gobernador “nos ha dado pena [cuando se] verificaron las deficiencias”. Posterior a esto se ha instruido enfáticamente a los alcaldes destinar los recursos económicos que tengan a la prevención del Covid-19 e implementar centros de aislamiento.

Los trabajadores municipales que están en tareas de fumigación tampoco tienen las condiciones de bioseguridad, y el Concejo Municipal de Oruro dio a conocer el fallecimiento de un trabajador por coronavirus, quien, mientras hacía su trabajo, no sabía ni conocía que era portador del virus. Este fue el primer fallecimiento en Oruro por Covid-19: un trabajador.

Huanuni es una importante ciudad del departamento y el país, con más de 20. 000 Habitantes, la ciudad se asienta en las faldas del cerro Posokoni, donde está la mina más grande de estaño la más grande de COMIBOL, además ser el sindicato minero más grande del país, sin duda es la actividad minera que da vida a esta ciudad, lo que estas circunstancias de crisis que genera el coronavirus aquí tiene más implicancias.

En la Empresa Minera

La Comibol ha decretado paralización de trabajos a partir del 25 de marzo hasta el 4 de abril, y desde entonces los trabajadores mineros de la EMH estuvieron ejecutando tareas mínimas e indispensables para la seguridad y preservación de la mina y el pago de salarios de las trabajadoras y trabajadores de la Empresa Minera, con personal indispensable mínimo. En un principio se ha pedido que se resguarde la mina con la policía y el ejército, pero hasta que se concrete esto los trabajadores lo han hecho por su propia cuenta sin insumos adecuados para garantizar su bioseguridad.

Desde un principio la COMIBOL ha acatado la cuarentena y paralización de trabajos con inseguridad, y sin muchas intenciones, arguyendo que un paro de actividades repercutiría de manera negativa, a raíz de esto se han rumoreado que si hay paro, se reducirá el salario a un salario mínimo o se despedirá, lo que ha provocado en los trabajadores poco ánimo de parar. Por esto las operaciones siguieron con normalidad hasta el 25 de marzo a pesar de que ya había recomendaciones de tomar previsiones de bioseguridad y desde la gerencia se decía que el motivo más importante por el que no se para es evitar el robo de mineral. El caso de la primera persona con coronavirus en Huanuni ha desatado dentro de los trabajadores alarma y temor, ya que el esposo de la misma es trabajador de la empresa, es por esto también que la molestia del ejecutivo del Sindicato con el personal de la Caja Nacional de Salud regional.

La empresa minera Huanuni cerró las gestiones 2018 y 2019 con déficit en sus cuentas. Algunos de los factores que provocaron el déficit económico de la empresa estatal son la caída en la producción y el robo de mineral, mismos que se agudizan por la precaria administración y ejecución de proyectos para elevar el tratamiento de minerales. Esta situación ha tenido repercusiones en cumplimiento y pago de salarios y beneficios sociales, y en la reducción de la planilla de trabajadores. Si en estas condiciones no tan “graves” se ha reducido la planilla desde los trabajadores hay una preocupación de que después del paro ocasionado por la pandemia habrá más.

Sumando las preocupaciones de los trabajadores, está el funcionamiento del ingenio Lucianita, que desde muchos anuncios de puesta en marcha, aun no se ha concretado y no existe hasta la fecha información oficial de la empresa y la Comibol. Puesto que su funcionamiento puede elevar el porcentaje de producción de concentrados en Huanuni, con destino a la Fundición de Vinto. A esto se suma una clara disminución en las vetas del interior del Posokoni, que no ha recibido un tratamiento técnico ni renovado para optimizar y que se aproveche más su reserva. El juqueo (robo de mineral) es otra preocupación, a pesar de la presencia de 120 efectivos militares que se encarga de toda la parte externa y 44 policías que están a cargo de interior mina, y el apoyo de trabajadores por turnos diarios por sección siguen habiendo robo.

Aunque se ha reducido a un 80% el juqueo no ha sido eliminado, ni con la vigilancia de los propios mineros que, en todo caso, es mucho más efectiva que la militar. En realidad la única manera para lograr esto es la industrialización y el monopolio estatal del comercio interno e internacional de minerales, lo cual sería a su vez imposible sin expulsar a las multinacionales. El gobierno golpista de Añez, sin embargo, va en una dirección totalmente opuesta; en plena cuarentena y aprovechando el paro en la metalúrgica de Vinto el ministro de minería ha dispuesto la libre comercialización de minerales. Así en las cooperativas se sigue trabajando y, de hecho, en estos días de paro de las actividades un trabajador de una cooperativa minera falleció en un accidente laboral en el Cerro Rico de Potosí.

La situación está cambiando

Huanuni ha estado confrontando de manera continua el incumplimiento de la metalúrgica en el pago de una fuerte deuda próxima a los 40 millones de dólares. Una suma realmente significativa y de alta necesidad para la empresa. Toda esta situación hace prever que las cosas para los trabajadores no serán iguales, se amenaza el salario, la estabilidad laboral; ya que quienes más cargaran la crisis que desata esta pandemia serán los trabajadores.

En Huanuni como en todo el mundo, el capitalismo quiere que elijamos entre una vida perdiendo todas nuestras conquistas sociales o la muerte por coronavirus. Esto significa que en realidad no tenemos elección y cambia muchas cosas en la conciencia de la clase trabajadora. Cuestiones que antes eran percibidas como propaganda ahora se ven con ojo diferente. Por ejemplo sobre el salario: nosotros de Lucha de Clases siempre defendimos que el salario básico minero debe ser significativamente aumentado y reducida la parte que se paga por cantidad y calidad de mineral extraído. Este incentivo a la producción servía a crear competencia entre los trabajadores y funcionaba hasta cuando le permitía alcanzar mejores sueldos. Pero ahora todos los trabajadores podrán recibir solo el básico, por efecto del paro, y este es un recorte salarial. El incentivo salarial puede y debe ser sustituido por el más poderoso incentivo a la producción: la administración democrática y directa de los trabajadores sobre la minería.

A este cambio es necesario que corresponda una organización de los trabajadores a la altura de la situación. Es de vital importancia el considerar el papel burocrático y hasta cierto punto cómplice de la COB, se ha limitado solo a manifestar que se debe garantizar estabilidad laboral, pero lo reclama del gobierno y se declara en cierto sentido disponible a negociar con este sin considerar ni organizar a los trabajadores que sufrimos atropellos que van desde el no pago de salario, hasta despidos o vacaciones obligatorias. La necesidad y de una dirección de los trabajadores mineros será fundamental en los acontecimientos que se anuncian, y entre las primeras tareas es refundar la COB, y dotar de una dirección a la altura de las circunstancias.