Indonesia: 1 millón de trabajadores en huelga


Más de 1 millón de trabajadores se movilizaron en más de 20 ciudades, bloqueando puertos y 80 zonas industriales. Los trabajadores realizaron “barridos” de fábrica (táctica militante reciente, utilizada por los trabajadores indonesios,  que consiste en ir de fábrica en fábrica buscando a otros trabajadores para que se sumen a la huelga, a menudo forzando a los propietarios a abrir las puertas de la fábrica y parar la producción). En algunas empresas, los propietarios lo impidieron cerrando las puertas de la fábrica, pero las masas de trabajadores desde fuera derribaron las puertas y liberaron a sus compañeros. El siguiente balance, somero, nos da una idea de la militancia de los trabajadores y la dimensión de esta huelga general.

Batam y Riau

En Batam, unos 10 a 12 mil trabajadores de 200 fábricas paralizaron desde muy temprano la zona industrial de Tanjung Uncang, miles de trabajadores en huelga se movilizaron en las calles. Akta, dirigente sindical del SPSI, dijo: “Tanjung Uncang está vacía. Los trabajadores no van a ir a trabajar. En esta zona sufrimos realmente bajos salarios, por eso convocamos la huelga.”

En la zona industrial de Muka Kuning, todas las empresas manufactureras detuvieron la producción. Nadie se atrevió a abrir las fábricas por la magnitud y extensión tan grandes de la huelga. Desde las 6.30 de la mañana, los trabajadores del sindicato FSPMI se reunieron para bloquear las calles. “En esta zona, 25 mil trabajadores están participando en la huelga,” dijo Suprapto, coordinador sindical del Garda Metal FSPMI,  de Batam.

Desde temprano, en todas las zonas industriales de Batam (Muka Kuning, Tanjung Uncang, Kabil, Sekupang y Batu Ampar), miles de trabajadores realizaron barridos para que otros trabajadores que todavía estaban trabajando se sumaran a la huelga. En total, hubo más de 40 mil trabajadores en huelga. De estas zonas, los trabajadores se trasladaron después al ayuntamiento de Batam. Allí los esperaban la policía y los soldados, desde por la mañana, con escudos, porras y una especie de látigos (hechos con tallos de palmera, y utilizados como instrumento de castigo). El edificio estaba protegido por alambre de púas, desafiando a los trabajadores. Finalmente, el alcalde invitó a los trabajadores a establecer el diálogo. Con más protocolo que de costumbre, les prometió que abordaría todas sus demandas. 

En el distrito de Karimun, miles de militantes del FSPMI de 7 fábricas trataron de ocupar el Parlamento. Sin embargo, las fuerzas de seguridad los detuvieron a empujones.

Mientras tanto, el director de la Cámara de Comercio de Riau, Johanes Kennedy, decía, no sin desdén, que “las acciones de los trabajadores hacían gala de arrogancia y no eran éticas ni cordiales”. Si a lo que se refería Johanes era a la confianza, está claro que en estos momentos los trabajadores han ganado una enorme confianza con su huelga general. Hoy, los trabajadores tienen derecho a ser arrogantes. Han demostrado que son ellos los que detentan el poder y los que pueden detener las palancas de la producción. Con el mismo desdén, Johanes amenazó a los trabajadores: “Esto no se puede tolerar.” No podía creer que los trabajadores se hubieran atrevido a levantarse y a luchar.

Bekasi

Bekasi es una de las zonas industriales más importantes de Indonesia. Es responsable del 70% de la producción de las exportaciones no relacionadas con el petróleo y el gas. El año pasado, esta zona fue el centro de la actividad del movimiento obrero en Indonesia. Sus acciones radicales han sido una inspiración para los trabajadores de otras áreas. Hoy en día, son la vanguardia del proletariado de Indonesia. Bekasi ha sido el centro, el punto de mayor concentración de esta huelga general.

Todas las zonas industriales de Bekasi (MM2100, EJIP, Delta silicone, Hyundai, Lippo Cikarang, dan Jababeka) se paralizaron completamente. El sindicato FSPMI estimaba alrededor de 500 mil trabajadores en huelga. Se desplegaron unos 2300 policías en esta zona para asegurar los 23 puntos en huelga.

En la zona industrial de MM2100, miles de trabajadores se habían movilizado desde las 7:30 de la mañana. Fueron a la huelga los trabajadores de PT TAS (fábrica de bebidas), de PT Lotte (fábrica de caramelos), de PT Denso (fábrica de piezas), de Astra Honda Motor (fábrica de piezas de motocicleta), de PT JSSI (fábrica de procesamiento del acero) y muchos más. Solamente de PT TAS sumaban 1200 trabajadores. “Casi todas las fábricas en este área han parado la producción. Todos los trabajadores están en las calles”, dijo un trabajador de Astra. No fueron los únicos en ponerse en huelga, personal ajeno a la producción también participó en la huelga, como Ana Damayanti y decenas de sus amigos, de la administración de PT JSSI. Montados en motocicletas y a pie, los trabajadores continuaron las manifestaciones y barridos. A las 2 de la tarde, se reunieron en la entrada de la zona industrial, sólo a unos cientos de metros de la entrada de la autopista Cibitung, causando el atasco del tráfico. A las 4, Andi Gani Nenawea, dirigente del sindicato KSPSI, puso fin a la huelga. Cerró su discurso con una advertencia al Gobierno: “hoy no cortamos la carretera. Pero si el Gobierno no cumple sus promesas, entraremos en ella con masas aún más grandes”.

En la zona industrial de Jababeka, decenas de miles de trabajadores afiliados a KASBI, SPSI, FSPMI, FPBJ, SPN y otros sindicatos se declararon en huelga. Según la policía, unos 23 mil trabajadores, pero las fotos y videos mostraban más. De PT Unilever, solamente, había unos 1400 trabajadores de las subcontratas en huelga. “Si los trabajadores subcontratados nos ponemos en huelga, la producción se detiene porque trabajamos en los sectores importantes de la empresa”, dijo Siyanto, dirigente sindical de SPAI-FSPMI, de PT Unilever. Decenas de miles de trabajadores de Jababeka se habían reunido desde las 9 de la mañana. Luego empezaron los barridos de fábrica en fábrica. Decenas de miles de trabajadores de KASBI intentaron derribar las puertas de la Pertamina (compañía petrolera estatal), pero la presencia del ejército logró detener esa acción.

En una entrevista con una cadena de televisión, TV One News, el líder de KSPSI, Heri Purwanto, destacó: “queremos cambiar el régimen, cambiar el sistema. ¿Si este régimen, este sistema, hoy ya no puede proteger al pueblo de Indonesia, por qué tenemos que mantenerlo? La única manera para nosotros es llevar a cabo una revolución, y paralizaremos la economía de este país. Inmediatamente, cientos de trabajadores alrededor de él secundaron sus palabras con un fuerte vítor: “Larga vida a los trabajadores”.

Mientras tanto, en Yakarta, 3000 trabajadores de diferentes sindicatos se reunieron frente al edificio del Parlamento provincial. Desde allí, los trabajadores realizaron una larga marcha hasta la Oficina del Ministerio de Trabajo.

Tangerang

En Tangerang, otra importante zona industrial en Indonesia, alrededor de 100 mil trabajadores se pusieron en huelga este pasado 3 de octubre. Los trabajadores se manifestaron en 27 puntos diferentes. Frente al edificio del Parlamento de Tangerang, los trabajadores se reunieron bajo la atenta mirada de la policía. Allí pronunciaron discursos y cantaron canciones obreras.

En una fábrica, los trabajadores fueron víctimas de la violencia de la policía y el ejército. Cuando los trabajadores se disponían a barrer la fábrica PT LG Elektronik, se encontraron con un escudo de policías y soldados. Los trabajadores intentaron negociar, en vano. La policía disparó rápidamente contra las masas botes de gas lacrimógeno, y después golpearon a los trabajadores con sus escudos y porras. Siete trabajadores resultaron heridos.

Como de costumbre, para asustar a los trabajadores, la Asociación de Empresarios indonesios de Tangerang amenazó con el cierre de las fábricas si los trabajadores continuaban con su huelga. “la huelga de los trabajadores detiene la producción. Preferimos el cierre de la fabrica que sufrir pérdidas si los trabajadores se mantienen en huelga.”

Cilincing y Tanjung Priok

En la zona industrial de Berikat Nusantara, miles de trabajadores se declararon en huelga. A pie y en motocicletas barrieron otras fábricas. En una fábrica de ropa, PT Hyung Song, los trabajadores echaron abajo la puerta de la fábrica. Decenas de policías y fuerzas de seguridad quedaron impotentes frente a la acción de miles de trabajadores. Casi se produjo un enfrentamiento, pero finalmente el propietario se vio obligado a dejar que los trabajadores se sumaran a la huelga.

Particularmente notable fue la acción de las trabajadoras en esta zona industrial. La huelga fue iniciada por cerca de 200 trabajadores textiles, en su mayoría mujeres. Luego barrieron otras fábricas y se logró liberar a unos 10 mil trabajadores. Esto nos recuerda a la Revolución de febrero en Rusia, cuyo inicio fue protagonizado por las mujeres, uniéndose posteriormente a la huelga junto con sus hermanos de clase, y terminando con la caída del zar.

Los trabajadores marcharon luego hasta el puerto de Tanjung Priok con 700 motos y un camión. Los camioneros, organizados por el sindicato SBTPI, también estaban en huelga y cerraron el puerto. Hasta la tarde, el puerto estuvo prácticamente vacío. La huelga consiguió bloquear el puerto y detener a los camiones que todavía funcionaban. “Hemos pedido a todos los camioneros que dejen de trabajar. Si todavía hay algunos operando, significa que no nos han oído. Por eso los detuvimos”, explicó el líder del sindicato SBTPI, Ilhamsyah.

Pulogadung, Yakarta Oriental

En la zona industrial de Pulogadung, 75 mil trabajadores se declararon en huelga y declararon el cierre de este área. Bloquearon las entradas a la zona industrial. Desde las 7 de la mañana, los trabajadores también fueron de fábrica en fábrica para convocar a otros trabajadores a la huelga.

En una fábrica de jabón, PT Total, cientos de trabajadores derrumbaron la puerta de la fábrica para liberar a 50 trabajadores que todavía estaban trabajando allí. Al principio, los trabajadores gritaron desde fuera. Sin embargo, viendo que el propietario no abría la puerta, cientos de trabajadores se acercaron a la puerta y comenzaron a sacudirla. La puerta se derrumbó finalmente. “Salgamos!, vamos! Estamos en el mismo barco! Todavía tenemos motocicletas aquí!”, gritaban los trabajadores. Los trabajadores de la fábrica salieron respondiendo al llamamiento de unión a la huelga.

Se estima que esta zona industrial, que fabrica ropa, productos farmacéuticos y electrónicos y papel, sufrió pérdidas de cientos de miles de millones de rupias (cientos de millones de dólares). “Hay 373 fábricas aquí. En promedio, cada fábrica ingresa 1 billón de rupias. Si todas las fábricas dejaron de funcionar, imagina cuántos cientos de miles de millones se perdieron,”, se quejaba un representante de la Asociación Indonesia de Empresarios de Yakarta Oriental, Bambang Adam.

Bandung

En Bandung, miles de trabajadores rodearon la Oficina del gobernador desde por la mañana. Un convoy de motocicletas llegó desde el área de Cimahi. Frente a la Oficina, los trabajadores exigieron al gobernador de Java Occidental que firmara inmediatamente una moratoria para detener cualquier tipo de subcontratación. Por la tarde, debido a la enorme presión de los trabajadores, el gobernador Ahmad Heryawan, firmó finalmente dicha moratoria, prohibiendo la subcontratación en las 26 ciudades y distritos de Java occidental. Fuertes vítores de miles de trabajadores aclamaban la declaración mientras ésta era leída ante ellos. 

Purwakarta

Miles de trabajadores de 134 fábricas en huelga y movilizados en las calles. Ocuparon las principales calles de la zona Industrial de BIC Cikopo, prácticamente paralizada. Los trabajadores, organizados por el FSPMI y el SPSI usaron también sus motocicletas para bloquear las entradas a las fábricas.

Miles de trabajadores rodearon, igualmente, el edificio del Parlamento de Purwakarta. Después de una tensa reunión con los representantes sindicales, el portavoz de este Parlamento firmó finalmente una carta de recomendación con 4 de las demandas de los trabajadores, para enviarla a la IX Comisión del Parlamento Nacional, Ministerio de Hacienda y Ministerio de Trabajo.

Gresik

Cerca de 500 trabajadores del sindicato SPBI de Gresik celebraron una marcha hasta el edificio del Parlamento. Los trabajadores en sus motocicletas salieron a las calles con enormes banderas rojas del SPBI. El líder de este sindicato, Agus Budioni, dijo en su discurso: “la demanda de erradicar el sistema de subcontratación está en el programa del SPBI incluso desde antes de la ley laboral No.13/2003. La huelga general de hoy es parte de nuestra larga lucha”.

Un trabajador, también miembro de Militan, dijo lo siguiente: “esta acción del 3 de octubre ha despertado el valor de los trabajadores para luchar contra la opresión, el valor que previamente fue suprimido por los empresarios o, incluso, por los sindicatos que apoyaron a los empresarios. Esto demuestra el valor de los trabajadores para mostrar su carácter de clase. Los trabajadores de PT Karunia Alam Segar, PT Panalux, PT Aston Adi Jaya, PT Garam y PT Petrokimia y, muchos otros trabajadores, quisieron unirse a la huelga, pero los empresarios cerraron las puertas para impedirles que tomaran las calles. Sin embargo, salieron, debido a la toma de conciencia y la ira contra el sistema que les oprime. Esto muestra el carácter revolucionario de los trabajadores. De las capas más avanzadas, surgirán trabajadores jóvenes con potencial para liderar la revolución que derrocará el capitalismo y construirá un nuevo sistema, socialista”.

Java Oriental

Treinta mil trabajadores de Java Oriental de muchas ciudades como Surabaya, Sidoarjo, Mojokerto Gresik hicieron huelga. Los trabajadores se reunieron en muchos puntos, como la Oficina del gobernador (2000 trabajadores), Gedangan (5000 trabajadores) y Sepanjang, Sidoarjo (2000 trabajadores).

Miembros de Militan en Surabaya, que participaron en el movimiento realizaron este informe:

“Hoy, miércoles, miles de trabajadores de diferentes sindicatos en el distrito entero de Sidoarjo, se reunieron en la zona Industrial de Berbek. Estaban en huelga para exigir la erradicación de la subcontratación y un aumento de los salarios. Los trabajadores realizaron una larga marcha y paralizaron la zona industrial. Todos los caminos de acceso dentro y fuera de la zona industrial fueron bloqueados”.

“Además de las manifestaciones, los trabajadores también llevaron a cabo barridos en PT Maspion I factory (fábrica electrónica), en la zona industrial de Aloha. Bloquearon la calle Aloha y el puerto de Purabaya y causaron un largo atasco de tráfico. Se crearon tensiones en los barridos de fábricas en la zona industrial de Rungkut y cuando se intentó derribar las puertas de PT HM Sampoerna (fábrica de cigarrillos) y PT Sinar Mas“.

Makassar 

En Makassar, miles de trabajadores organizados a través del KSBSI fueron a la huelga. Con motocicletas, se organizó un convoy desde la Plaza de Hertasning a la Oficina del gobernador de Sulawesi del Sur. Los trabajadores intentaron entrar en el edificio para reunirse con el gobernador. Fueron bloqueados por la policía. Empezaron a sacudir la puerta de la Oficina a medida que se impacientaban esperando al gobernador. Supuestamente, no estaba en la Oficina, se les informó que se encontraba en una reunión en un lugar no revelado.

“Este es el destino de los trabajadores y personas que desean transmitir sus aspiraciones a su representante, que en su lugar sólo se reúne con funcionarios de rango inferiores. Sería diferente si se tratara de un proyecto con mucho dinero de por medio. Entonces habría una respuesta seria. A los trabajadores y a los pobres se les niega la prosperidad,” dijo Samsuddin, un trabajador subcontratado de PLN Takalar, una empresa estatal de electricidad. Con furia por no poder reunirse con el Gobierno, los trabajadores bloquearon las calles y quemaron neumáticos.

Deli y Medan, Sumatra del Norte

Alrededor de 5 mil trabajadores de Deli Serdang y Medan salieron a la huelga juntos. Se manifestaron frente a la Oficina del gobernador de Sumatra del Norte. Anticipándose a los trabajadores, el edificio fue rodeado con alambre de púas y 1300 policías.

Los trabajadores también barrieron las zonas industriales de Medan II y Tanjung Morawa. En una fábrica, casi tiene lugar un enfrentamiento cuando las fuerzas de seguridad impidieron que los trabajadores se unieran a la huelga. Inicialmente, sólo se les permitió participar a 10 trabajadores. Tras el derribo de la puerta de la fábrica por los trabajadores que estaban afuera, el propietario finalmente liberó a todos los trabajadores que se sumaron a la huelga.

Berau, Kalimantan Oriental

Miles de mineros en Berau, Kalimantan Oriental, trabajadores de muchos diferentes sindicatos se unieron a esta huelga el 3 de octubre. Desde por la mañana, se reunieron frente al edificio del Parlamento de Berau. Desde allí, marcharon a la Oficina del Ministerio de Trabajo y terminaron su marcha en la Oficina del gobernador. Después de una reunión con éste, los trabajadores dieron por finalizada la manifestación a las 5 de la tarde. Además de abordar las 3 principales reivindicaciones de la huelga general, los trabajadores también exigieron el cumplimiento de la sección 33 de la Constitución de Indonesia (UUD’45), la nacionalización de las industrias mineras. Firmansyah, un trabajador del sindicato SBSI, dijo en su discurso que Indonesia es un país rico en minerales pero sus trabajadores distan de estar en la opulencia.

Indramayu

Miles de trabajadores de PT Pertamina Balongan Indramayu (la compañía petrolera estatal), organizados a través de KASBI también fueron a la huelga. Los enfrentamientos tuvieron lugar cuando los trabajadores subcontratados de esta compañía entraron en las oficinas donde los trabajadores todavía estaban trabajando y las fuerzas de seguridad trataron de impedir este barrido.

Los trabajadores continuaron la huelga al día siguiente y cerraron la empresa. “Hoy es el segundo día de huelga. Vamos a bloquear todas las entradas, vamos a probar que somos serios en nuestras demandas”, dijo Asrol. En esta segunda jornada, los trabajadores bloquearon la entrada de la empresa con la ayuda de 8 camiones cisterna con petróleo. Soltaron el aire de los neumáticos y quitaron las llaves. La tensión estalló cuando los soldados quisieron impedir que los trabajadores bloquearan la entrada. Se retiraron finalmente ante la presencia de tantos miles de trabajadores organizados.

Subang

En Subang, cientos de trabajadores del KASBI y SPSI se manifestaron frente al Ministerio de Trabajo y el edificio del Parlamento. Rahmat Saputra, del sindicato KASBI, dijo que Subang es una de las zonas de reubicación para los empresarios porque el salario mínimo es muy bajo, unas 825 mil rupias al mes (alrededor de 90 dólares al mes). Los trabajadores exigían un aumento de 1,5 millones de rupias. Activistas del Foro de Familias de Trabajadores Emigrantes también participaron en la huelga, exigiendo del Gobierno mayores prestaciones sociales para los trabajadores emigrantes y sus familias. (Nota: hay 6 millones de trabajadores emigrantes indonesios, repartidos por Asia y Medio Oriente).

Los trabajadores de la fábrica textil, PT BuniVittex, también protestaron. Exigían aumentos salariales y prestaciones sociales para todos sus trabajadores. Según Deni, uno de los trabajadores, reciben un trato inhumano por parte de la empresa. Por ejemplo, a los trabajadores se les deduce a veces de su propio salario el costo de los uniformes y las tijeras que utilizan para trabajar. Los trabajadores quemaron neumáticos y sus uniformes frente a la fábrica.

Prabumulih, Sumatra del Sur 

Cientos de trabajadores petroleros de Pertamina se pusieron en huelga y marcharon hasta la oficina principal de la compañía. También se llevaron a cabo barridos. “Hagamos una larga marcha y vayamos a por los compañeros que todavía no están con nosotros” dijo Rujianto, el dirigente sindical de SBBP, aclamado por cientos de sus compañeros. Al intentar entrar en la oficina de la compañía, se les cerraron las puertas. Los trabajadores entonces tiraron la puerta, pero se enfrentaron con un escudo de policías.

Y muchos otros…

Hay muchos otros lugares que no aparecen en este artículo, como Bogor, Depok, Semarang, Karawang, etc.. Tenemos, incluso, noticias de una manifestación en Bali. En total, más de 1 millón de trabajadores en huelga ese día. En toda Indonesia, la huelga cerró fábricas, compañías petroleras, calles y puertos.

A la clase dirigente le pilló un poco desprevenida. No esperaban que la huelga general tomara dicha dimensión. El portavoz del Parlamento nacional, Marzuki Alie, exigió de los trabajadores el fin de la huelga. “Si esto sigue así, no será bueno para atraer inversiones,” dijo Marzuki. Parecía hacerse eco de la demanda del Banco Asiático de Desarrollo (ADB), el cual respondió de inmediato a la huelga general advirtiendo al Gobierno de no abolir la subcontratación: “… aporta muchos beneficios, especialmente para la eficiencia de la empresa, así que no se puede abolir”, dijo Edimon Ginting, economista del ADB.

Mientras tanto, la que fue heroína de la clase obrera indonesia, Dita Indah Sari, que ahora está trabajando para el Ministerio de Trabajo, expresó su malestar por la huelga general que tuvo lugar. Dijo que los trabajadores no tenían una razón importante para convocar una huelga general: “Hemos abierto todas las puertas al diálogo, por lo que no hay ninguna razón en absoluto para la huelga”. Resulta muy irónico que en un momento tan histórico, Dita, quien jugó un papel decisivo en la construcción del movimiento sindical indonesio desde el período de la dictadura, ahora se encuentre en el otro lado de la barricada.

El fin de la Huelga General, pero no el fin de todo

Se había planeado inicialmente una huelga general de 5 días. Sin embargo, en la noche del 3 de octubre, Said Iqbal, presidente del sindicato KSPI, puso fin a la huelga: “Me gustaría precisar que la jornada de huelga general en toda Indonesia terminó hoy a las 4 de la tarde y que no habrá ninguna jornada de huelga mañana ni pasado mañana”. Dijo que esperaban el resultado de su negociación con el Gobierno en las próximas dos semanas, especialmente en lo referente a la subcontratación y a los salarios.

No deberíamos perder las esperanzas. Este 3 de octubre se ha convertido en un día histórico para el movimiento obrero indonesio. Se ha dado un gran paso en el movimiento sindical. La siguiente tarea para los trabajadores es construir la confianza que han ganado y prepararse para la siguiente batalla contra los capitalistas. En la próxima huelga general, los trabajadores estarán más preparados, organizativa y políticamente. En el futuro, si los trabajadores se hacen con su propio partido, imagínese lo que pudieran lograr con una huelga general!