Libia: la lucha se intensifica


El corresponsal de la BBC dice que se ha reanudado la lucha en Trípoli, con el sonido de tiroteos y granadas. Las fuerzas de Gadafi han sido reforzadas y algunas líneas de suministros de los rebeldes en la ciudad han sido atacadas. Parece claro que los partidarios del régimen están contraatacando en algunas áreas y se ha informado de muchos heridos.

La situación parece ser que los rebeldes continúan en posesión de grandes partes de la ciudad, incluida la Plaza Verde. Pero las fuerzas pro-Gadafi están intentando lanzar un contraataque. Ayer, me planteé esta posibilidad, pero con la información entonces disponible, no creía que fuera la variante más probable. Ahora lo vemos, a pesar del rápido avance sobre Trípoli, que fue un duro revés, Gadafi aún tiene fuerzas en las que puede confiar para continuar la lucha. Lo demostró la última noche, cundo el contraataque del gobierno infligió grandes daños a los rebeldes que obviamente fueron pillados por sorpresa.

 Se ha informado de fuertes enfrentamientos en Mansoura entre las fuerzas del gobierno y los luchadores de la oposición, con los hombres de Gadafi usando morteros y armas pesadas. La fuente del ataque es Bab al-Aziziyah, un gran recinto donde se cree que se esconde el líder libio Muammar Gadafi. Ha sido el punto central de los combates en Trípoli y los líderes rebeldes han dicho que no creen que el complejo caiga fácilmente.

Una mujer llamada Danya, que está en Dubai y tiene familia en Trípoli dice que le están diciendo que “hay francotiradores por todos los lados y las fuerzas de Gadafi continúan contraatacando. Tan pronto como crees que tu barrio está libre, empiezan a disparar desde los tejados”.

¿Quiénes son esos hombres que disparan a la gente con sangre fría desde los tejados? Atrincherado en su fortaleza, Gadafi se ha rodeado de una especie de guardia pretoriana.  Algunos de ellos son sus seguidores fanáticos, deseosos de seguir a su líder hasta el fin. Otros son mercenarios, sobre todo de los países africanos, que han participado en actos de represión en contra de la población y que tienen miedo del destino que les espera si los rebeldes vencen. Luchan porque creen que no tienen nada que perder si luchan y creen, todo que perder si se rinden.

El humo de la propaganda

En medio del humo de la propaganda, reivindicación y contra-reivindicación, es difícil evaluar la situación real en el terreno. El líder rebelde Mustafa Abdul Jalil afirma que sus combatientes controlan el 95% de la ciudad. Pero el corresponsal de la BBC en Trípoli dice que no está claro quién está ganando la batalla por la capital. Las dos partes dicen que controlan gran parte de la capital.

El portavoz de la OTAN el coronel Roland Lavoie dice que es difícil saber exactamente que áreas están aún controladas por las fuerzas del coronel Gadafi:  “Cada parte reclama la victoria y, por supuesto, la claridad es la primera víctima en este conflicto, porque nos están bombardeando con diversas informaciones. Diría que, globalmente hablando, está claro que el régimen de Gadafi ha perdido el control sobre la capital,” lo dijo al programa “Today” de la BBC4.

El informe más asombroso es que el hijo de Gadafi, Saif al-Islam, ha aparecido en Trípoli, después de repetidos informes sobre su arresto ayer. Un corresponsal de la BBC dijo que Saif al-Islam parecía seguro de si mismo y lleno de adrenalina. Se presentó a primera hora del martes en el Hotel Rixos, donde tienen la base los periodistas internacionales, afirmando que el gobierno había roto la columna vertebral de la ofensiva rebelde.

El secretario de desarrollo internacional del Reino Unido Andrew Mitchell culpó a “el humo de la guerra” de la confusión sobre el aparente arresto de Saif al-Islam. “Hay mucha confusión, hay una larga linea de comunicación implicada. Es inevitable en esta situación con la guerra yendo como va, habrá cierta confusión.”

Confusión es la palabra del momento en Libia. En la guerra civil la propaganda juega un papel muy importante incluso más que en la guerra normal. Y aquí el ruido ensordecedor de la propaganda hace muy difícil determinar la posición real. Parece que en Libia, lo que cuenta no son el número de balas que se disparan sino el nivel de ruido que se genera.

Reivindicación y contra-reivindicación

Mathew Price, el corresponsal de la BBC News en Trípoli, preguntó a Saif al-Islam Gadafi que balance hacía del poder en Trípoli “Se lo hemos hecho pasar mal, estamos ganando” me dijo. Parecía lleno de adrenalina y rebosante de confianza.

Pero la televisión de oposición libia inmediatamente rechazó la afirmación de Saif al-Islam de que el gobierno había roto “la espina dorsal” de a ofensiva rebelde. Reaccionando a la afirmación, una de las presentadoras de la televisión rebelde basada en Doha dijo:

“No es una cuestión de si Saif aparece en la televisión o no… Lo importante es que la juventud de Trípoli ha liberado a la capital en menos de 48 horas. Es sólo cuestión de tiempo que la juventud arreste a toda la familia gobernante.”

Las dos afirmaciones son obviamente exageradas con intenciones propagandísticas. La población de Trípoli está dividida. Muchos salieron a la calle para festejar con los rebeldes en la Plaza Verde. El corresponsal de la BBC Rupert Wingfield-Hayes escribe:

“Saber exactamente lo que está pasando en esta ciudad es difícil de saber. Lo mejor es describir a la ciudad como dividida en diferentes barrios que apoyan diferentes bandos del conflicto.”

“Estuvimos hablando con gente local que dio la bienvenida a los rebeldes y que se han unido a la rebelión y dijeron que están defendiendo sus barrios. Creo que lo que hacen es defender su calle, sus barrios, se atrincheran, tienen armas, pero no controlan realmente nada mas que la calle en la que viven.”

Otros apoyan a Gadafi y el miedo a las represalias de los rebeldes les anima a luchar. La repentina aparición de Saif al-Islam les envalentonará más. Las fuerzas de Gadafi están mejor armadas y coordinadas que las de los rebeldes. Las unidades que están defendiendo el área alrededor del complejo de Gadafi y alrededor del Hotel Rixos en el centro de Trípoli están bien equipados.

El paradero de Gadafi mismo continúa siendo desconocido. No ha sido visto en público durante meses aunque ha grabado mensajes de audio desde lugares no revelados. Parece que aún está en el complejo de Bab al-Aziziyah. Aunque, a pesar de la recuperación de último momento de sus fuerzas, sus perspectivas son sombrías.  Zawiyah, Zuwara, Gheryan, Al-Aziziyah y Brega han caído en menos de dos semanas. Trípoli ya ha sido aislada del resto de Libia. Ahora Gadafi sólo controla el área alrededor de su búnquer. ¿Cuánto puede durar?

El Consejo Nacional de Transición ha admitido que los combates no se han terminado, no sólo en Trípoli sino también en otras áreas del país. Se cree que algunas fuerzas leales al gobierno pueden entrar a Trípoli desde la ciudad de Zlitan y quedan baluartes de los leales al gobierno en las ciudades de Sirte y Sabha. Sirte es la ciudad natal de Gadafi y, al igual que Sabha, es un bastión de la tribu de Gadafi, que ha confiado en el reino del líder libio por su posición privilegiada.

Estos serán los últimos grupos de leales al gobierno en rendirse. Pueden proveer de una base para la continuación de la guerra civil por un tiempo, pero será en linea de una guerra de guerrillas o una campaña terrorista más que una guerra con todas las letras. El hecho es que, pase lo que pase en los próximos días, Gadafi ha perdido su poder en Libia.

La situación internacional

Internacionalmente, la situación es aún peor para Muammar Gadafi, abandonado por un estado tras otro. Omán ha sido la última nación árabe que ha roto relaciones con el régimen de Gadafi a favor de el Consejo Nacional de Transición. Ha reconocido al consejo rebelde de Libia como los representantes legales del país.  Gadafi está completamente aislado internacionalmente. Incluso  China ha dicho que la cuestión debe ser resuelta por la voluntad del pueblo libio, una manera indirecta de reconocer el nuevo gobierno.

Corea del Sur estaba considerando enviar dinero a los rebeldes libios, mientras las acciones de las empresas constructoras de Seúl se disparan entre las crecientes esperanzas de la reanudación de sus proyectos en Libia. La agencia de noticias de Seúl Yonhap informó que Corea del Sur planeaba proveer hasta con un millón de dólares americanos al contado para los propósitos humanitarios de los rebeldes.

“Nuestro gobierno ha proporcionado ayuda humanitaria a los rebeldes a través de las organizaciones internacionales y estamos considerando suministrar cierto cantidad de dinero para ayuda humanitaria en bases bilaterales.” Shin Maeng-ho, el portavoz del ministerio de exteriores anunció a las noticias brevemente el martes.

La revuelta en Libia desbarató los proyectos de las empresas de construcción sur coreanas y les llevó a evacuar miles de trabajadores. Pero ahora las acciones de las empresas de la construcción se disparan entre las crecientes esperanzas de que la guerra civil en Libia se está acabando y que se podrían reanudar proyectos de reconstrucción del país. Hyundai Engineering Construction ganó 8,82 por ciento y Daewoo Engineering Construction aumentaron vertiginosamente un 8,58 por ciento cuando cerró el mercado de valores el martes. Los analistas de Seúl dijeron que el régimen pos-Gadafi necesitará construir nuevas carreteras y casas que podrían estimular la demandas de infraestructuras para las empresas sur coreanas. Como dice el dicho Inglés: Es un viento enfermo del que alguien se aprovecha.

Hoy Irán también felicitó al pueblo libio diciendo que la rebelión allí indica la necesidad de someterse a “las legitimas demandas de la gente”. ”El levantamiento popular en en Libia una vez más demuestra que someterse a las legítimas demandas de la gente y respetar sus opiniones es una necesidad innegable,” dice el comunicado. Sobre si el gobierno de Teheran estaba deseoso de hacer lo mismo no queda claro.

Incluso en Washington, Londres y París están preocupados. En vez del tono triunfal de ayer, sus últimos comunicados son mas cautelosos. La victoria repentina sobre el régimen del líder libio Muammar Gadafi “no está completa”. Los oficiales franceses advirtieron el martes, mientras París se alegraba de la entrada de las fuerzas rebeldes en Trípoli dieron salida a una renovada cautela.

“Dije ayer que la victoria no era completa”, insistió el Ministro de asuntos exteriores Alain Juppé, que el lunes había escrito (en una entrada al blog con el título “El fin de la dictadura”), “El objetivo se ha cumplido”. El  Ministro de defensa Gerard Longuet que el lunes declaró “El régimen ha caído, el cambio es total” dijo en France Inter radio: “En Libia la situación no está totalmente en el final, lejos de ello.”

Los dos oficiales confirmaron que aún habían bolsas de resistencia de los combatientes pro-Gadafi y que los combates continuaban, manteniendo la posibilidad de más bombardeos aéreos de la OTAN. Juppé declaró a la radio Europe 1 que oficiales de Francia, Reino Unido, Turquía, Alemania, EEUU y algunos países árabes habían mantenido una conferencia telefónica el lunes para discutir la misión militar en curso.

Hay informes de nuevos ataques aéreos de la OTAN en el complejo de Gadafi, aunque esto se demostrado ineficiente en el pasado. Los imperialistas tienen miedo que la reanudación de los combates pueda radicalizar la situación incluso más  y que fortalezca las manos de los combatientes rebeldes a expensas de los “moderados” en el Consejo Nacional de Transición. Están desesperados por ocasionar el fin de los combates para poder permitir una rápido retorno a la “normalidad” (esto es, a el gobierno normal de los grandes negocios y el imperialismo.

Cambio de ánimo

Si el ánimo ha cambiado en Londres y en París, ha experimentado aún un giro más fuerte en las calles de Trípoli. El ambiente de euforia de ayer ha dejado paso a un ambiente diferente. El enviado de Al Jazeera Jacky Rowland, informando en directo de el bastión rebelde de Benghazi, dijo: “Ahora vemos acusaciones, dudas y confusión”.

Los rebeldes que han llevado a cabo la lucha sospechan que los autodenominados líderes del Consejo Nacional de Transición están maniobrando a sus espaldas para llegar a un acuerdo con el viejo régimen. Nuestro corresponsal dice: “Empezamos a ver ahora resentimiento. Creo que esto va a poner presión al Consejo Nacional de Transición que si quiere ser parte de la nueva Libia tendrá que terminar con Trípoli rápidamente. Porque si llegan mas tarde, la gente en el terreno sentirá como suya esta revolución y podrían decir “quines sois vosotros, hemos hecho todo el trabajo duro, marcharos”. Es un momento crucial para el Consejo Nacional de Transición.

“Será interesante ver como el Consejo Nacional de Transición explica su debacle y como busca reforzar y fortalecer estas alianzas y permite a los rebeldes llegar a Trípoli por si mismos” dijo.

Muchas preguntas necesitan ser contestadas. ¿Cómo es posible que los rebeldes entraran en Trípoli sin oposición? ¿Como explicamos la extraña pantomima que supuso la detención de los hijos de Gadafi seguida velozmente por su igualmente extraña “liberación”? Un completo misterio rodea la cuestión de que se hizo de la brigada del ejército libio Khamis. Stratfor informa:

“Dirigida por el hijo de Gadafi, Khamis, la brigada era supuestamente la línea de defensa más fuerte que protegía la capital, pero el 21 de agosto las fuerzas no pusieron ninguna resistencia mientras los rebeldes les empujaban hacía el este desde Zawiya. Un informe del 22 de agosto decía que Khamis Gadafi dirigía la brigada desde el complejo de Gadafi en Bab al-Aziziya hacia el centro de Trípoli, aunque esto no se confirmó nunca, tampoco se confirmó el informe de Al Jazeera que su cadáver había sido descubierto junto con el cuerpo de el jefe de la inteligencia libia Abdullah al-Senoussi en Trípoli. El paradero de Khamis, como el de su padre y otros hermanos, es confuso.”

La desconfianza de los combatientes hacía el Consejo está completamente justificado. Los señores en Benghazi hubieran preferido haber llegado a un acuerdo con Gadafi que les habría entregado el poder en una bandeja de plata, mientras proveía de las garantías para Gadafi y su familia. No es imposible que estuvieran en proceso de llegar a algún acuerdo cuando la repentina entrada del ejército rebelde en Trípoli alterara sus planes. Esto es sólo una hipótesis, por supuesto, pero explicaría muchas cosas que de otra forma serían inexplicables.

“Un combatiente rebelde explicó a Al Jazeera que sospechaba que tal vez Saif al-Islam había sobornado para ser liberado y acusó al Consejo de romper una especie de acuerdo. Preguntó “¿Dónde está el Consejo? ¿Por qué no están en Trípoli? Estamos haciendo el trabajo duro, ellos están en Benghazi bañándose o algo.”

Este ambiente creciente de crítica explica porque miembros del rebelde Consejo Nacional de Transición dicen que planean volar a la capital el miércoles para empezar a trabajar en formar un nuevo gobierno. Como sus amos en París y Londres, están preocupados por que la situación en Trípoli se les vaya de las manos: esto es, fuera de su control.

Vientos de cambio

Cualquiera que fueran los planes de Consejo de llegar aun acuerdo con Gadafi ahora están en ruinas. El contraataque de Gadafi que ha llevado a la muerte de muchos rebeldes, ha avivado los fuegos de rabia. Hay informes de grandes grupos de rebeldes dirigiéndose hacia Bab Aziziya vitoreados por la gente.

Nadie puede decir exactamente como se desarrollaran los acontecimientos las próximas horas o días. La revolución es una lucha de fuerzas vivas. Este conflicto puede durar y girar en un sentido o otro antes de llegar a su fin. Pero queda claro que el viento de cambio sopla fuerte, no sólo en Libia sino en todo el mundo árabe. Salta de un país a otro. Se ríe de las fronteras y desafía todos los intentos de pararlo. Es el viento más poderoso viento de todos (el viento de la historia).

Los viejos regímenes no pueden resistir este huracán. Por un tiempo pueden durar en base a la represión. Pero finalmente las fichas de dominó caen, una después de otra. Este hecho, predicho por los marxistas hace tiempo, empieza ahora a ser reconocido por los analistas burgueses más inteligentes. En la edición de hoy de The Independent, Robert Fisk expresó muy bien las repercusiones internacionales de estos acontecimientos. Acabaremos con sus palabras:

“Los potentados y tiranos árabes que quedan han pasado una segunda noche de insomnio. ¿Cuán pronto los libertadores de Trípoli se metamorfosearán en los liberadores de Damasco, Aleppo y Homs? ¿o de Amán? ¿o Jerusalem? ¿O de Bahrein o Riad? […] Ben Ali se ha ido, Mubarak se ha ido, Saleh más o menos se ha ido, Gadafi derrocado, Assad en peligro, Abdulleh de Jordania haciendo frente a la oposición aún, la monarquía de la minoría suní en Bahrain aún esperando suicidamente gobernar por la eternidad. Esto son acontecimientos masivos históricos […]

“La primavera árabe va a durar durante años. Mejor que pensemos en ello. No hay una final de la historia.”

Londres 23 de agosto 2011

Postdata (6:30 pm): Las últimas noticias demuestran que los rebeldes han irrumpido en el complejo de Gadafi y lo ha tomado. Gadafi ha desaparecido, pero los rebeldes han asaltado el depósito de armas.

Traduccion: Lucha de Clases (Estado Español)