Lote de mochilas chinas

Mochilas para la empresa privada y los corruptos


El alcalde de Cochabamba José María Leyes, por orden judicial, cumple detención domiciliaria con arraigo por el caso del sobreprecio en las mochilas escolares. Recordaremos que el alcalde Leyes comprometió 91.000 mochilas chinas para los estudiantes del municipio de Cochabamba con el logotipo del gobierno municipal de esta ciudad, el caso empezó cuando una concejala del MAS presentara la demanda por el supuesto sobreprecio con que se adquirieron las mochilas.

El 10 de abril, por recomendación de Transparencia, paralizó el pago de los Bs 12,4 millones a favor de las empresas MPSC SRL y Mane Comp.  A lo cual el alcalde leyes ha respondido que “aún no se ha pagado ningún monto” pero que el tema de las cotizaciones y adjudicaciones tienen diferentes responsables como en este caso es la Sra.: Carolina Ayala quien ya se encuentra con medidas sustitutivas. Que fungió como responsable en el proceso de contratación, asimismo el alcalde reitera que desconoce cuánto fuera el precio real de cada mochila, por los 12, 4 millones cada mochila estaría a 140 Bs. por unidad, sin embargo se especula en cuanto a diferentes precios manejados como por ejemplo en Oruro donde las mochilas fueron adquiridas por un precio de 350 Bs. mientras en la Sucre por ejemplo a tan solo 70 Bs por unidad.

El partido de José María Leyes y del gobernador cruceño Rubén Costas, Demócratas, está queriendo hacer del alcalde cochabambino un perseguido político, a pesar que existan indicios evidentes de irregularidades de las cuales el, como máxima autoridad ejecutiva (MAE) de la Alcaldía de Cochabamba es responsable. La ley en Bolivia sigue siendo desigual, pues es evidente que su aplicación es diferente en el caso de autoridades del partido de gobierno y sobre todo de sus aliados, como el ex alcalde de Yacuiba y actual viceministro de defensa Carlos Bru, o el alcalde de Santa Cruz o el propio ex rector de la UMSS Lucio Gonzales, acusado de nepotismo en esta casa superior de estudios y candidato alcalde justamente del MAS a las elecciones que fueron ganadas por Leyes. Esta desigualdad los trabajadores la pagamos en primera persona, por ejemplo los compañeros mineros de La Chojlla que han quedado meses desamparados hasta que el Ministerio de Trabajo pueda darle la razón en sus demandas, y por esto no podemos pasarla por alto, sino expresar nuestro propio punto de vista ante este y todos los casos que demuestran los vínculos entre la empresa privada y el Estado que generan corrupción y afectan nuestras necesidades sociales.

Es verdaderamente inadmisible el gasto de recursos del pueblo para pagar un sobreprecio que beneficia a unos cuantos bajo la excusa de dotar a los estudiantes de sus necesidades, el crimen aparece como doble e incluso peor, pues más allá de las intenciones políticas que pueda haber dentro del municipio cochabambino entre la bancada masista y la demócrata, el problema de fondo no es si Leyes seguirá gobernando desde la cárcel, desde su domicilio o si se escogerá otro alcalde, el problema es que las necesidades educativas no solo no son atendidas adecuadamente sino que estas sean empleadas como excusa para cometer más robos aun, conociendo el ya de por si apretado presupuesto de los municipios para educación estos ilícitos lo reducen aun mas, y atentan directamente a la inversión en educación que es un hecho que afecta a nuestra juventud y por ende a toda la sociedad.

Este caso debe investigarse a fondo en todos sus detalles, no solamente en Cochabamba, sino también en otras capitales de departamento, toda vez que deben formarse comisiones conformadas por estudiantes padres de familia, maestros y autoridades educativas que puedan también ser partícipes de los acuerdos municipales referentes a educación, sobre todo con el material que se adquiere a nombre o en beneficio de los estudiantes, para evitar en un futuro nuevos “negociados” que lo que hacen en última instancia es perjudicar a los estudiantes que “dice” beneficiar.