Israel-Palestine-day-2-400x266

¡Movilizarse para frenar la masacre en Palestina! ¡Abajo el gobierno criminal Netanyahu – Lieberman!


El balance provisorio de las Naciones Unidas sobre el bombardeo israelí en la Franja de Gaza es el de un genocidio. En los tres días que van desde el inicio de la operación militar “Barrera protectora” empezada a la medianoche del pasado lunes 7 de julio, Israel ha arrojado más de 400 toneladas de explosivos sobre la población civil de la Franja en más de 550 incursiones aéreas. Los muertos son más de 88, entre los cuales muchas niñas y niños, los heridos más de 400, alrededor de 200 viviendas destruidas y mil desalojados.

Durante la sola jornada del miércoles misiles israelíes han asesinado 8 civiles hiriendo otros 15 entre los espectadores del partido de futbol entre Argentina y Holanda reunidos en un café. Pocas horas después otro misil causaba la muerte de 4 mujeres y 4 niños. Alrededor de 40mil soldados israelíes están siendo amasados a los confines de la Franja de Gaza, preparando una invasión terrestre pese a los llamados de las Naciones Unidas a un alto al fuego.

Esta masacre a la ya martiriada población palestina sería una represalia al secuestro y sucesivo asesinato de 3 jóvenes israelíes cuyos cuerpos fueron encontrados en Cisjordania. Este múltiple asesinato no ha sido reivindicado por ninguna de las organizaciones palestinas, incluyendo la propia Hamas (el Movimiento de Resistencia Islámico que gobierna en la Franja de Gaza desde 2006) a la cual el gobierno israelí ha atribuido el delito. Ante semejante desproporción es evidente que este hecho representaba nada más que un pretexto para lanzar la ofensiva militar.

Las verdaderas razones del ataque y las masacres en curso son otras. El pasado abril los dos principales partidos palestinos, Hamas y Al Fatah (Movimiento para la Liberación Nacional de Palestina) habían logrado un acuerdo de reconciliación para poner un fin a la guerra civil que en 2007 dividió la Autoridad Nacional Palestina en dos, con Hamas al gobierno en la Franja de Gaza y Al Fatah en los territorios palestinos de Cisjordania. El acuerdo debía servir a reabrir las negociaciones sobre una hipótesis de pacificación en que los palestinos renuncian al derecho a retornar a sus tierras y aceptan una soberanía sobre el 22% de los territorios de Palestina de 1967, además divididos en enclaves incomunicadas entre ellas.israel palestine map

El próximo septiembre la Autoridad Nacional Palestina se preparaba a proclamar sobre esta base la creación del Estado de Palestina. El  29 de noviembre próximo estaba ya previsto la acreditación  de Palestina como “Estado no miembro” de las Naciones Unidas. El gobierno sionista, apoyándose en aquellos colonos que no están dispuestos a renunciar a las zonas ocupadas, está bombardeando para frenar todo este proceso, como demuestra el hecho que la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, ha pedido a los dirigentes de la Autoridad Nacional Palestina de postergar el previsto reconocimiento en las Naciones Unidas como condición para abrir negociados de paz con Israel.

Por otro lado esta ofensiva militar es un mensaje de Israel a la colaboración entre EEUU e Irán para hacer frente a la avanzada militar de los fundamentalistas del Estado Islámico de Iraq y el Levante en el norte del propio Iraq y de Siria. De ser un enemigo Irán se ha vuelto para el imperialismo norteamericano en un necesario aliado para intentar pacificar Oriente Medio tras los desastres provocados por el mismo imperialismo que han demostrado su declive. Israel teme que esto pueda flexibilizar la posición norteamericana sobre los programas nucleares iraníes, que Israel ve como una amenaza.

Finalmente el genocidio en la Franja de Gaza sirve también al propio gobierno israelí para superar sus divisiones internas y la crisis. Israel ya no puede retomar el mismo camino del crecimiento de antes de 2008, mientras el desempleo y las protestas sociales (de indignados, trabajadores públicos etc.) han empezado a sacudir la sociedad israelí. Las elecciones de 2013 fueron un reflejo de esta situación entregando un empate virtual entre las coaliciones que disputaban el gobierno. La mayoría parlamentaria del liberal-nacionalista Netanyahu se compone de pequeños partidos con gran poder de condicionamiento que se contienden un electorado de derecha. Un gobierno débil, acorralado por la crisis económica y social, amenazado de ruptura a su interior por la ultra derecha de su canciller Lieberman que hace de la guerra a Hamas su bandera, busca fortaleza masacrando palestinos.

Las masas de Oriente Medio no pueden confiar ni en las camarillas de poder árabes, dispuestas a sacrificar a los centenares de miles de prófugos palestinos, ni en los asesinos sionistas, que empobrecen a su propio pueblo mientras masacran a otro. No puede haber paz bajo el capitalismo ni para árabes ni para judíos. Solo la unión voluntaria entre pueblos basada en el socialismo y la planificación democrática de la economía para impulsar el desarrollo de las condiciones materiales de vida de todos podrá poner fin a esta barbarie continua.

La masacre del pueblo palestino llama a la solidaridad de todo el mundo. Nuestra solidaridad es expresión de nuestra lucha antiimperialista. La COB que acaba de celebrar en Cochabamba y junto a la Federación Sindical Mundial un encuentro internacional de trabajadores contra el imperialismo, debe organizar en todo el país actos de solidaridad con el pueblo palestino. La presión internacional del movimiento obrero, campesino-indígena y de la juventud es nuestra arma principal y la única que realmente pueda frenar esta masacre.

¡Viva la resistencia del pueblo palestino!

¡Viva la solidaridad internacional!

¡Abajo el imperialismo!

¡Abajo el gobierno de los criminales sionistas!