Ningún proceso de cambio puede avanzar olvidando la historia


Esta por promulgarse una ley que modifica una anterior la 2640 de Resarcimiento a las víctimas de la violencia política.

El contenido de dicha Ley constituye una verdadera burla a los derechos adquiridos e inalienables de los luchadores sociales que hicieron posible, con su sacrificio, el advenimiento de una democracia que ahora se olvida de ellos y más que eso, los agrede nuevamente con un falso “resarcimiento” que más que eso es una verdadera humillación.

Ningún proceso de “cambio”, ningún proceso progresista y democrático, menos aún un proceso que se autocalifica de revolucionario, puede avanzar olvidando la historia y suponiendo que los esfuerzos de las generaciones anteriores deben ser olvidados. Todo futuro verdaderamente revolucionario se construye con las experiencias del pasado.

Estos elementos tan conocidos por quiénes, de verdad, queremos transformaciones revolucionaras en nuestro país, parecen no pasar por la mente de los actuales gobernantes que han tratado de la manera más infame, los requerimientos justos y legales de los luchadores sociales.

Según el Ministerio de Justicia y el Gobierno, se ha cumplido ya con la Ley de Resarcimiento y por lo mismo lo único que resta es el pago a los 1714 beneficiarios. La única verdad es que la susodicha Ley no ha sido cumplida ni siquiera mínimamente. Se ha procedido de la manera más ridícula violando flagrantemente el espíritu de la Ley 2640 que, efectivamente, toca los puntos centrales que antes de una reparación económica, pretende una gran reparación moral y política, como corresponde.

No se ha comprendido nunca el gran significado que tiene recordar una y otra vez, los inmensos sacrificios de las generaciones del siglo pasado que tuvieron que afrontar en las condiciones más difíciles, la arremetida fascista de las dictaduras de la Seguridad Nacional y la Operación Cóndor propiciadas por el Imperialismo Norteamericano.

Los actuales gobernantes con contadas excepciones y sobre todo las sucesivas ministras de injusticia, NO SABEN LO QUE ES UNA DICTADURA FASCISTA.

La Plataforma de Luchadores Sociales tiene una muy alta CONCIENCIA DE CLASE y de los requerimientos justos y legítimos de las clases oprimidas en defensa de sus derechos.

Si antes luchamos denodadamente e incluso con las armas en las manos contra los golpes de Estado que entronizaban en el poder a las dictaduras reaccionarias, no vamos ahora a echar aguas a los molinos sucios de esa derecha golpista y fascista, hoy luchamos contra un gobierno que no cumple en lo más mínimo con la Ley 2640.

Empero, nuestra POSICION DE PRINCIPIO no quiere decir que aprobemos calladamente los grandes y graves errores que comete el Gobierno al olvidarse de los que hubieron podido ser sus más estrechos aliados y más que eso proceder a agredir a quienes somos los más interesados en defender el proceso que fue alcanzado también en el siglo XXI por nuestros esfuerzos.

En los anales de la historia nacional, quedará grabada indeleblemente esta gran injusticia cometida con los Luchadores Sociales del Siglo XX y tarde o temprano más temprano que tarde, algunos de los personeros del Gobierno, reciclados de la derecha, pasarán a esa historia como los grandes falsarios y como la “quinta columna” del actual proceso.

La Plataforma de luchadores sociales seguirá luchando, más que todo por la memoria histórica del pueblo boliviano y la implantación de una real y verdadera justicia social.

La Paz, 27 de abril del 2012

VERDAD, JUSTICIA Y MEMORIA

PLATAFORMA DE LUCHADORES SOCIALES.