No a la intromisión de EEUU en América Latina!


El pasado mes de agosto, el pueblo boliviano demostró un apoyo significativo a la dirección de Evo Morales en el referéndum que le dio el mandato para extender, ampliar y profundizar las transformaciones sociales llevadas a cabo por el gobierno encabezado por el MAS. Ganó con el 67,41 por ciento de los votos en 82 de las 112 provincias del país. La oposición, centrada en la oligarquía de grandes empresarios, terratenientes y multinacionales en los cuatro departamentos (Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija), ha estado luchando por la autonomía y la secesión, temiendo la usurpación de los proyectos progresistas de la administración de Morales, que busca transferir el beneficio de los recursos naturales, particularmente el gas y el petróleo, de las manos de las transnacionales y la oligarquía a las del pueblo boliviano.

Bolivia es un país rico en recursos naturales. Aunque consiguió la independencia formal del colonialismo español en 1825, Bolivia hoy, particularmente su mayoritariamente numérica población indígena, aún lucha por liberarse de la mentalidad racista colonial y del imperialismo norteamericano. Recientemente, EEUU realizó otra intervención vulgar a través de su embajador, Philip Goldberg, quien públicamente apoyó y respaldó activamente a grupos de derechas proporcionando fondos y apoyo logístico, así como dirigiendo los medios de comunicación para encabezar el golpe. Es una situación similar a la subversión de EEUU en Venezuela en el año 2002, que cooperó con la oligarquía para derrocar a Chávez, pero con resultados desastrosos. En este momento, los grupos de derechas de la oposición boliviana, apoyados por EEUU están lanzado ataques violentos contra los pobres y los seguidores de Morales, ocupando y destruyendo instalaciones públicas, bloqueando carreteras para interrumpir la distribución de mercancías, así como el bombardeo y los disparos contra civiles en varios lugares, como la oficina de CEJIS, una ONG que defiende los derechos indígenas.

Hay al menos varias razones para la intromisión de EEUU en el golpe: primer, EEUU desea detener el proceso de integración de América Latina que creará potencialmente otro bloque político internacional disminuyendo la influencia de EEUU en la región, así como internacionalmente. En segundo lugar, EEUU intenta bloquear o detener la influencia de gobiernos de izquierdas, nacidos de la rebelión de la población contra el neoliberalismo, particularmente en países productores de hidrocarburos, como Bolivia, Venezuela y Ecuador, para salvaguardar el interés geopolítico de EEUU y su control de las corporaciones sobre las materias primas y los hidrocarburos.

La lucha del pueblo boliviano para sostener su soberanía nacional y control de los recursos naturales nunca ha sido reconocida ni respetada por los estados imperialistas, particularmente EEUU. Ellos, EEUU y sus aliados, no sólo no lo hacen con respecto a Bolivia y América Latina, pero también en países de Asia, África y Europa del Este, que intentan ser autosuficientes e independientes. En Indonesia, la intervención de EEUU y su poder transnacional han derrocado al gobierno progresista de Sukarno en los años sesenta y prepararon el camino para la explotación capitalista total de los recursos humanos y naturales de Indonesia. Hasta el momento actual en Indonesia, EEUU sigue siendo la potencia imperialista más poderosa y dominante que está cometiendo violencia económica en su implantación del “consenso Washington”, que ha arrojado a más de la mitad de la población al abismo de la pobreza, destruido industrias internas y condenado a los trabajadores a unas condiciones laborales de explotación. Por lo tanto, el pueblo indonesio también se encuentra en medio de la lucha contra el dominio imperialista.

Con relación a la creciente intervención norteamericana en la crisis política de Bolivia y América Latina en general, nosotros, el Partido de la Unidad por la Liberación Nacional (PAPERNAS), que lucha por la liberación nacional de Indonesia del yugo del imperialismo, declaramos lo siguiente:

1.- Exigir que EEUU inmediatamente abandone su intervención de desestabilización del gobierno de Evo Morales, un gobierno elegido y que recibió el mandato del pueblo de Bolivia para que lleve a cabo cambios en el país.

2.- Exigir el final de la violencia perpetrada por los grupos de derechas, bandas fascistas armadas, milicias y otras organizaciones irregulares formadas por los gobernantes locales con ayuda de EEUU.

3.- Exigir que la ONU condene y presione a EEUU para que se retire de Bolivia y de América Latina.

4.- Apelamos a la comunidad internacional para fortalecer su solidaridad con el pueblo boliviano y el gobierno de Evo Morales enviando cartas de protesta a cualquiera de los representantes de EEUU.

5.- Apoyamos la lucha del pueblo boliviano y del gobierno de Morales que intenta defender la soberanía nacional, liberarse de la intromisión extranjera y de la presión que quiere controlar los recursos naturales de Bolivia.

A la administración de Susilo Bambang Yudhoyono:

1.- Exigimos que el presidente proteste ante el gobierno de EEUU, que les exija la retirada inmediata de Bolivia y de otras regiones con problemas debido a la intromisión de EEUU:

2.- La expulsión del embajador de EEUU de Indonesia como una forma de solidaridad con Bolivia, si la protesta no tuviera respuesta:

3.- Comenzar el proceso de expropiar a las empresas norteamericanas en Indonesia y dirigirlas hacia las necesidades y el bienestar del pueblo indonesio.

4.- Fomentar la cooperación con los países explotados del mundo, como una salida al dominio de EEUU y sus aliados en la arena política internacional.

Yakarte, 18 de septiembre de 2008.

¡Ya basta de ser una nación explotada, levantarse para conseguir la soberanía nacional!

Consejo de la Dirección Central- Partido de la Unidad por la Liberación Nacional

DPP-Papernas

Agus Jabo Priyono

Presidente

Haris Sitorus

Secretario General

PAPERNAS