¡NO a los unionistas! ¡SI a los dos tercios!


No se aplacan las polémicas por las alianzas que algunos candidatos de Santa Cruz han sellado con un bloque “disidente” de la Unión Juvenil Cruceñista y con ex funcionarios de la Prefectura que colaboraban con Rubén Costa. Los dirigentes de la Unión Juvenil Popular del Plan 3000 y la COD de Santa Cruz de la Sierra declararon su rechazo alertando en contra de estos infiltrados “caballos de Troya de la derecha”, la CONAMAQ hizo lo mismo, la CIDOB no pudo esconder el malestar de la base mientras que dirigentes mineros, campesinos y del Centro de Estudios Jurídicos y Sociales (CEJIS) advierten con que estas alianzas van a restarle votos al MAS.

El currículum de los nuevos aliados

¿Quiénes son los unionistas que se han pasado a las filas del MAS? Se trata de Ángelo “Chichi” Pérez, dirigente de la barra de Oriente Petrolero, su homologo de la barra de Blooming Medina, el ex dirigente de la UJC Ángelo Céspedes y Marcos Dalence de la FUL de la UAGRM. Pérez tiene un juicio pendiente por un tiroteo durante el clásico cruceño Oriente – Blooming, Céspedes está entre los enjuiciados por la toma, el saqueo y la devastación del INRA y de ENTEL de Santa Cruz durante el intento de Golpe de Estado del pasado septiembre, Dalence fue expulsado de su carrera y tiene un proceso interno. Mientras se anunciaba esta alianza en La Paz la barra de Blooming, dirigida por Medina, provocaba incidentes antes de la final del torneo clausura con Bolívar por entonar coros racista en contra de los collas y del Presidente Evo Morales. En general toda esta gente – quienes se justifican reivindicando una supuesta coherencia en la lucha por la autonomía – están involucrados en actos de racismo y agresiones en contra de collas en Santa Cruz. Como justamente afirmó el dirigente de la Unión Juvenil Popular “[esta alianza] es una mala decisión porque, en el fondo, estos jóvenes siguen odiando a la gente colla. No creo que esos sentimientos cambien de un rato para otro”. No cambian sus sentimientos ni su oportunismo típico del lumpen proletariado del cual proceden. Entonces ¿Por qué la alianza? ¿Por qué admitirlos en nuestras filas? ¿Por qué entregarles la Presidencia y la Vicepresidencia de la organización Jóvenes por el Cambio?

Queremos de antemano dejar en claro lo siguiente; a) somos totalmente conscientes que el objetivo hoy no es simplemente ganar sino ganar con aquella mayoría de 2/3 que nos permitirían implementar, sin negociarla, la nCPE y tener un gobierno que pueda hacer todo lo que manden los movimientos sociales como en varias circunstancias afirmado por Evo Morales, b) pero consideramos estas alianzas y el sumar al cambio escorias fascistas y oportunistas de cualquier procedencia una forma políticamente inaceptable para conseguir este objetivo, la que más nos aleja del mismo. Por esto nuestro rechazo a los ex unionistas y a los oportunistas de cualquier calaña es rotundo e invitamos todos los activistas de Juventudes, del MAS y de las organizaciones sociales y sindicales a expresarse en el mismo sentido. Estos mercenarios no han cambiado idea, solo se han vendido al mejor oferente para obtener una pega y apoyo en los procesos en su contra. A la pregunta de un periodista sobre su nueva colocación política Pérez respondía honestamente “tengo que cuidar mi persona, mi familia y mi gente”. Se vendieron hoy lo harán mañana.

¿Traerán más votos?

Los que piensan que así se desarticulen las organizaciones fascistas en Santa Cruz y se gane más apoyo se equivocan. Esta gente de verdad no tiene ninguna clase de apoyo entre los jóvenes y su presencia confunde el electorado y todos aquellos militantes honestos que animados por su sola conciencia social los han combatido por las calles de Santa Cruz y en el Plan 3000 el año pasado. Cualquiera que haga campaña en cualquier zona popular de Santa Cruz se puede dar fácilmente cuenta de esto. En estas semanas nuestros camaradas por ejemplo han estado en el mercado Abasto difundiendo nuestra revista y repartiendo volantes por el voto al MAS y Evo. Muchos se detenían dando lugar a discusiones. Un compañero del mercado trataba de convencerle a un señor de pasada que el voto al MAS es lo más correcto porque no podemos permitir que las logias y los grupos fascistas se hagan dueños de Santa Cruz. El señor con una sonrisa contestó “si están todos con el MAS ahora ¿de qué me hablas?” dejando desconcertado a su interlocutor.

En cuanto a la supuesta desarticulación de las bandas fascistas vinculadas a la UJC no debemos olvidar que hablamos de mercenarios, como lo han demostrado. En una ciudad abultada, con problemas crónicos de falta de trabajo, falta de viviendas y oportunidades en general no dudamos que ya otros están listos para meterse al sueldo de la oligarquía.

Aprender de la experiencia

En estos mismos días el diario “Cambio” publicaba dos noticias aparentemente distintas. Por un lado se relataba de un acto electoral en La Paz donde Evo Morales fue recibido por más de mil mujeres que le pedían profundizar el cambio, por el otro se anunciaba una nueva alianza sellada en Tarija con la agrupación autonomista Unidad liderada por el ex senador de PODEMOS Roberto Ruiz. ¿Cómo se podrá profundizar el cambio junto con los que lo combatieron abiertamente y lo trabaron en el Senado? Esta clase de alianzas se hicieron también para las elecciones del 2005. Uno de los resultados inmediatamente evidentes se llama Guido Guardia, ex Unión Cívica Solidaridad, quien fue elegido senador para el MAS y en los momentos más tenso de lucha política con la derecha se paso al otro bando.

Todas estas alianzas se hicieron con el objetivo de ganar votos y apoyo en la clase media la cual parece ser considerada en el MAS lo que hace inclinar la balanza. No queremos discutir sobre esto pero preguntamos ¿Cómo se gana el apoyo de la clase media? Cuando hablamos de clase media hablamos por ejemplo de aquellos 24mil pequeños productores, artesanos etc. que pidieron préstamos a los bancos y han sido clasificados en las unidades de riesgo por no poder desembolsar sus préstamos. Se trata de un impresionante 80% del total de los que accedieron a un préstamo de bancos privados. Hablamos de los pequeños propietarios campesinos que a pesar de todo están todavía bajo el control de multinacionales y grandes empresas agroindustriales o del intermediario de turno para vender su cosecha. Hablamos del taxista o del minorista que no tienen seguro sanitario, no puede pagar la Universidad para su hijo o asegurarle una vivienda para que se case. La única forma para ganar apoyo en la clase media es solucionando estos problemas concretos, expropiando grandes bancos y empresas que tienen los recursos para ser monopolio en el mercado del crédito, del trabajo etc.

El Referéndum Constitucional nos dio una prueba evidente de lo que decimos. En el Oriente y en el Valle, donde el tema tierra es más conflictivo, un total aproximado de unos 100mil electores que votaron NO a la nueva CPE, eligieron la opción de la 5000 Hectáreas. La clase media urbana y rural está dispuesta a apoyar cualquier medida que le enseñe una salida a sus problemas y esta es la clave para ganar su apoyo.

Por los dos tercios  

Ya dijimos somos conscientes y estamos trabajando en toda las ciudades donde somos presentes para que en la próxima Asamblea Plurinacional el MAS obtenga los 2/3 que nos permitan implementar sin tropiezos la nCPE y concretar nuestros derechos constitucionales a trabajo digno y estable, vivienda, salud, educación etc. No será una batalla fácil. Si bien la victoria de nuestro compañero presidente no está en duda sabemos que esta no garantiza la mayoría parlamentaria necesaria. En el 2005 Evo obtuvo 1.544.374 votos mientras que los candidatos del MAS obtuvieron el apoyo de 968.120 electores; es decir que más de un tercio de los que le dijeron SI a Evo optaron por un candidato que no sea del MAS. Esto porque el compañero Evo es hombre del pueblo, que salió a la palestra en la lucha del pueblo por el agua, el gas etc. Todo lo contrario de muchos candidatos con trayectoria política dudosa y procedencia social de las filas de terratenientes y ricos en general. Hemos escuchado a varios camaradas declarar voto cruzado, voto castigo hacia estos candidatos. Consideramos esto un grave error. No somos ingenuos, sabemos que estas alianzas con ex unionistas y peor aun con ex podemistas mueven a derecha el eje del partido. Además de provocar desconcierto entre muchos activistas. Pero la forma para contrastar esta búsqueda de atajos no es debilitar el próximo gobierno. Más bien tenemos que fortalecerlo y organizar dentro del MAS y de la sociedad una batalla que sea ideológica, política, honesta, limpia, leal y clara sobre el rumbo y los objetivos de nuestro proceso de cambio. En un acto electoral frente a los camaradas mineros de Oruro nuestro compañero Presidente pidió ayuda para expulsar del MAS y del gobierno los elementos neoliberales y los oportunistas. Sabemos todos que hay esta clase de elementos por todo lado. Para combatirlos hay que unir las fuerzas de todos los militantes, jóvenes, trabajadores y campesinos, quienes luchamos por la profundización de nuestro proceso de cambio.