Solidaridad a los compañeros de la UPEA. ¡Por un programa y una lucha nacional por el derecho al estudio!


 

La UPEA es una conquista del pueblo alteño, que luchó para que la segunda ciudad más grande de Bolivia y segundo centro manufacturero del país, cuente con su Universidad. Surgida al calor de las luchas indígenas en el altiplano, la UPEA se convirtió también en punto de referencia para las comunidades originarias del occidente boliviano. Como la Universidad de Siglo XX, expresión de la lucha de los mineros por el derecho a la educación, la UPEA es más que una Universidad, es un símbolo.
Para que la UPEA, el sistema universitario boliviano y Bolivia crezcan, es necesario que se invierta debidamente en la formación de profesionales. Sin embargo solo el 2,88% del presupuesto estatal es destinado a la educación superior, en la que se invierte no más del 2% del Producto Interno Bruto, la riqueza producida en Bolivia. El resultado de todo esto es que van reduciéndose las matriculas nuevas (de 49 mil en 2004 se pasa a 17mil en 2008), en un sistema universitario que no ofrece oportunidades concretas de mejoras, donde el pregrado sufre crónicos problemas infraestructurales, nepotismo etc. y el posgrado es inaccesible a las mayorías por su elevado costo.

La marcha de la UPEA (Foto: enlaupea.com)
Aproximadamente el 40% de los recursos de las Universidades Públicas corresponden a la coparticipación tributaria. El Ministro Arce ofreció a la UPEA un 20% de la coparticipación tributaria porque la UMSA tiene una masa de estudiantes superior. Sin embargo el gasto público por cada estudiante es de Bs 2000 por año en la UPEA y de 12mil en la UMSA. Asimismo mientras un docente a tiempo completo de la UMSA gana Bs 10mil al mes, uno de la UPEA gana Bs 4500.
Y sin embargo antes de ser un problema de distribución de recursos, en que en Bolivia existen enormes desigualdades, este sigue siendo un problema fundamentalmente de escasos recursos destinados a la educación que acentúan su carácter excluyente y clasista. Incluso en Chile, donde de cada 100 dólares que se gastan en educación 80 dólares deben desembolsarlo las propias familias y los estudiantes endeudándose, el gasto público por estudiantes es de 1000 dólares por año aproximadamente. En Bolivia en cambio el promedio del gasto público por cada estudiante – del Estado y por concepto de coparticipación tributaria – no pasa la suma de ¡Bs 3.500! por año, en base a datos del INE y del Viceministerio de la Inversión Pública.

Enfrentamientos y represión policial (La Razón)
No será la atención mediática enfocada en los enfrentamientos y la represión policial lo que pueda borrar la corrección de estos datos que demuestran que tan lejos estamos de una educación de calidad, gratuita, publica y en igualdad de condiciones. Demandas legítimas como las de los estudiantes de la UPEA se atienden, no se reprimen ni se procesan.
Las contramarchas de la UMSA en defensa de su presupuesto son alentadas por roscas docentes de la casa superior de estudios de La Paz en defensa de privilegios adquiridos y del estatus quo. Sin embargo, como vemos en estos mismos días con las contramovilizaciones organizadas tras la marcha en defensa del TIPNIS, demuestran que cualquier reclamo, por cuanto legitimo, si se limita a reivindicaciones sectoriales o institucionales acaba por ser instrumentalizado y generar guerra entre pobres dando a quien tiene la facultad de decidir – el gobierno – un papel de “arbitro” de conflictos antes que llamar en causa sus verdaderas responsabilidades.
Los estudiantes de la UPEA como de la UMSA y de todo el sistema educativo boliviano – secundario y superior – debemos unirnos bajo un mismo programa de reivindicación y lucha por el derecho a la educación y el verdadero cogobierno en la administración de los recursos.
  • ¡Libertad para todos los compañeros de la UPEA! ¡NO a la represión de la lucha!
  • ¡Más recursos para la educación! Comenzando mínimamente por nivelar el gasto público en la educación por cada estudiante al nivel de los países vecinos y garantizando su efectiva distribución en igualdad entre todas las Universidades Públicas;
  • ¡Educación gratuita, pública y de calidad hasta el posgrado!
  • ¡Por el autentico cogobierno! ¡Voto universal! ¡Revocabilidad en cualquier momento de dirigentes y autoridades del sistema universitario!