Venezuela: La expropiación de los bancos, el PSUV y la reactivación del movimiento obrero


Recientemente hemos visto muchos acontecimientos importantes que están ocurriendo en Venezuela, como la devaluación del bolívar o las nacionalizaciones en el sector bancario, que deben ser analizados cuidadosamente. El movimiento de fábricas ocupadas ha logrado importantes avances el año pasado, pero todavía se enfrenta a la lucha contra el sabotaje de los gerentes contrarrevolucionarios y los trabajadores siguen luchando por la nacionalización bajo control obrero. Con el fin de defender las conquistas ya realizadas, la revolución tiene que poner la nacionalización de las palancas principales de la economía en el orden del día. Sólo esto puede destruir el capitalismo y proporcionar las condiciones necesarias para una economía socialista planificada.

La revolución venezolana sigue siendo clave para la comprensión de los acontecimientos en América Latina y, de hecho, en todo el mundo. El presidente Chávez visitó recientemente Copenhague, Dinamarca, donde fue el único que (aparte de Evo Morales) señaló que el capitalismo es la principal causa de la crisis climática global. En las palabras de Chávez: "Si el clima hubiese sido un banco, ya lo habrían salvado." Los discursos de Chávez y Morales sobre la necesidad de destruir el capitalismo y construir el socialismo a escala mundial, encontraron un eco entusiasta entre miles de trabajadores y los jóvenes en Europa y también en toda América Latina, donde los discursos se transmitieron en todo el continente por TeleSur.

Desde el comienzo mismo de la revolución venezolana, los marxistas de la CMI han defendido la revolución, y destacado su importancia para los revolucionarios de todo el mundo. Esto ocurrió mientras que muchos autodenominados izquierdistas negaron que la revolución estuviera teniendo lugar y categóricamente descartaron la posibilidad de un giro hacia un camino socialista. Once años después del comienzo de la revolución, podemos entender el error de cálculo de estas personas. A pesar de que la revolución no ha dado el paso decisivo hacia el socialismo, es evidente que la idea del socialismo ha ganado el oído de las masas que están luchando para alcanzar precisamente este objetivo.

Mientras que defendemos la revolución de los ataques del imperialismo y la oligarquía nacional, también sostenemos la idea de que la revolución no se ha llevado hasta sus últimas consecuencias, ya que no puede tener lugar mientras el estado burgués de la 4ª República se encuentre todavía en pie y mientras los altos mandos de la economía están todavía en manos de la oligarquía. Como veremos, esto sigue siendo la principal contradicción de la revolución venezolana hasta el día de hoy.

La economía de Venezuela está en recesión

En su discurso de año nuevo de 30 de diciembre, el presidente Chávez tuvo que admitir que 2009 fue un año difícil para su gobierno. La crisis mundial del capitalismo tuvo un gran impacto en la economía venezolana, que terminó 2009 con una contracción del 2,9% en el PIB, en comparación con un crecimiento del 4,8% en 2008. Los años 2003 a 2008 habían visto un gran repunte con una de las mayores tasas de crecimiento en América Latina. Todas las cifras apuntan a una caída importante de la producción: industria manufacturera (que representa el 16% del PIB) cayó un 7,2% en 2009 [i] y la producción de automóviles cayó un 17,39% [ii].

Según las estadísticas del Banco Nacional de Venezuela, las exportaciones del país han caído en un promedio del 5,1% por año durante los últimos cuatro años. Las exportaciones de productos no tradicionales de Venezuela cayeron en un abrupto 60%. La misma fuente indicó que los ingresos totales de exportación del petróleo cayeron 35,3%, de 89,1 mil millones de dólares americanos en 2008 a 57,61 mil millones de dólares en 2009 [iii].

Esto, obviamente, ha creado grandes problemas para el gobierno. Chávez se ha mantenido firme en la línea de ningún recorte en el gasto social o en las reformas de bienestar y los proyectos financiados por los ingresos del petróleo. Pero con la caída del precio del petróleo por barril en el mercado mundial, el presupuesto del Estado se encuentra amenazado. Para mantener el gasto público, Chávez tuvo que tomar nuevas medidas. El 8 de enero, anunció una devaluación de la moneda venezolana, en dos niveles: el tipo de cambio "normal" será 2,60 bolívares por dólar y el tipo de cambio del "crudo" será 4,60. Esta medida está destinada a dar al Estado un margen mucho más amplio para el gasto social, porque los dólares obtenidos mediante la venta de petróleo, ahora se pueden cambiar por 4,6 bolívares en comparación con sólo 2 ó 3 en el pasado.

El problema es que esta medida no ayudará a largo plazo. Por el contrario, aumentará la inflación, que ha atormentado a los venezolanos durante el último par de años con tasas de 30,9% para 2008 y 25,1% para el año 2009, la más alta en América Latina. Sólo un par de días después de la devaluación, los precios empezaron a subir en todo tipo de productos; el coste de los vuelos se duplicó y lo mismo pasó con muchos dispositivos electrónicos, como ordenadores y portátiles, etc. El gobierno ha prometido luchar contra la inflación, enviando a Eduardo Samán, el Ministro de Comercio, a todas las tiendas que especulan y suben los precios artificialmente.

Esto ya ha tenido lugar en un número de tiendas, donde el gobierno está amenazando con el cierre, la suspensión de la empresa o incluso con la expropiación. En su programa semanal "Aló Presidente" del domingo 18 de enero, Chávez anunció la expropiación de la cadena de supermercados Éxito. Sostuvo que esta empresa había especulado sistemáticamente con sus productos y que ello constituía un "robo de la gente". Añadió más amenazas generales contra los capitalistas: "Recuerden que ellos, los empresarios, están robando a la gente […] Esto es un robo y no quiero seguir con eso. Esta situación terminará con la expropiación". [iv] En eL mismo programa ordenó la expropiación de Sambil en Candelaria, un centro comercial en un barrio central de Caracas.

Las políticas económicas del gobierno son todavía muy contradictorias. Si bien las nacionalizaciones de las empresas pequeñas y medianas han continuado, los sectores clave de la economía permanecen intactos. Aunque la medida de la devaluación se supone que debe dar un impulso a la producción nacional y las exportaciones de Venezuela, los capitalistas siguen siendo reacios a hacer grandes inversiones. La oligarquía venezolana ha sido siempre completamente parasitaria y prefiere importar todos los bienes de consumo en lugar de iniciar una producción nacional. Pero con la revolución bolivariana, se sienten más inseguros, porque temen las regulaciones gubernamentales y la amenaza de la expropiación. Este dilema se ha expresado muy bien en un reciente editorial del diario financiero de derechas "Reporte Diario de la Economía":

"Chávez está enviando señales mixtas al sector privado: amenaza con la expropiación de las empresas que elevan los precios sin una buena razón, pero ofrece a EE.UU. mil millones de dólares en créditos y subvenciones como incentivos y pide dialogar con los empresarios.

El debilitamiento del bolívar venezolano, vuelve los productos relativamente más baratos, pero los empresarios están dudando en invertir durante la recesión. Además han atravesado años de intimidaciones por parte del presidente, que ha nacionalizado amplios sectores de la industria". [v]

Las cifras más recientes no apuntan a un aumento de la producción interna y las exportaciones. Como hemos visto, las exportaciones han disminuido en los últimos años. Lo que es aún peor, es que la idea de la "Soberanía Alimentaria", donde se suponía que un gran impulso en la agricultura reduciría la dependencia de alimentos importados, no se ha materializado. La producción agrícola nacional ha visto una caída de los productos más importantes: maíz -26%, café -27%, caña de azúcar -12%, papas -15% y naranjas -25%. [vi]

El problema es que la tarea de desarrollar la economía venezolana no puede dejarse en manos de los capitalistas. Durante décadas han mostrado un desinterés total en esto, prefiriendo mantener una economía dependiente de los ingresos del petróleo y poca producción interna. El problema es que el sistema capitalista permanece. Esto fue incluso admitido por el presidente del Instituto Nacional de Estadística, que en una reciente entrevista al diario El Universal nos recuerda el hecho de que el 70% del PIB sigue siendo creado por el sector privado. "La economía sigue siendo capitalista", dijo. [vii]

Mientras el capitalismo se mantenga en su lugar, los trabajadores venezolanos y los pobres serán perseguidos por los males de la inflación, el desempleo y los recortes en el gasto social. Todos los intentos de maniobrar dentro de los límites de la economía de mercado va a terminar creando nuevas contradicciones. La existencia de las conquistas de la revolución, tales como Barrio Adentro, las Misiones y las Universidades Bolivarianas, están en duda si la situación económica sigue empeorando. Chávez se ha negado a aplicar los recortes, pero las medidas adoptadas no son en absoluto suficientes para garantizar esto. Para realmente defender estas conquistas, la revolución tiene que poner en la agenda la nacionalización de las palancas dominantes de la economía y el monopolio estatal del comercio exterior. Sólo esto puede destruir el capitalismo y proporcionar las condiciones necesarias para una economía socialista planificada.

Crisis en el sector bancario y las expropiaciones

Otro acontecimiento notable ha sido la crisis bancaria reciente que tuvo lugar desde noviembre del año pasado en adelante. Cuando se reveló el fraude, la especulación y la mala gestión en una serie de bancos, el gobierno los intervino. De los bancos expropiados fueron liquidados Banco Canarias, Banpro, Banco Real y Baninvest, mientras que Confederado, Banco Bolívar, Banorte, y Central Banco Universal, fueron nacionalizadas y se fusionó con la empresa estatal de Banfoandes para formar un nuevo banco de inversión pública denominado Banco Bicentenario. Otros 10 bancos fueron sancionados con multas en enero por un total de 5,34 millones dólares americanos, por no cumplir con las leyes de Venezuela, incluida la ley sobre el crédito para los campesinos como un incentivo a la producción agrícola.

La nacionalización y la fusión de estos bancos han incrementado el control estatal del mercado financiero a alrededor de 20-25%. [viii] Lo interesante es que estas medidas no sólo afectan a la burguesía financiera, sino incluso un número de aliados de Chávez, como Arne Chacón Escamillo, (el dueño de Banco Real y hermano de la ex ministra de Ciencia y Tecnología Jesse Chacón), y Antonio Márquez, (el ex presidente de la Comisión Nacional de Valores), que fueron arrestados y acusados de fraude bancario. Chávez dijo que iba a limpiar el desorden en el sector financiero, "caiga quien caiga". La detención de Arne Chacón provocó la renuncia de Jesse Chacón, quien siempre fue parte del ala de derecha del gobierno. Según las encuestas de opinión, las medidas adoptadas por el gobierno fueron aprobadas por el 61% de la población venezolana, mientras que el 39% lo desaprueba. [ix]

La nacionalización de los bancos es, efectivamente, un paso adelante, que debe ser acogido por todos los revolucionarios. Los capitalistas del sector financiero han saqueado la economía durante años y ahora tratarán de que los trabajadores paguen la crisis. Pero la nacionalización de los bancos está lejos de ser suficiente. Una economía planificada socialista nunca se materializará a menos que podamos controlar el crédito a gran escala. Todos los grandes bancos deben ser nacionalizados, a fin de planificar inversiones y beneficiar a las masas de trabajadores, campesinos y pequeños comerciantes con créditos baratos. Si esto no se hace, vamos a ver mucho más la especulación y el fraude en el futuro por parte de los capitalistas del sector financiero.

Los trabajadores luchan por la unidad sindical

La crisis ya ha sido percibida por la clase obrera. Si bien el desempleo ha crecido relativamente poco (7,4 a 8% [x]), ha habido un ataque general de la patronal contra la clase obrera. En la industria del automóvil este se manifiesta tanto en Valencia con el despido temporal de los trabajadores de General Motors y como en Barcelona, en el estado de Anzoátegui, con la continua lucha en Mitsubishi (MMC). En este último caso, el empresario intentó despedir a 250 trabajadores subcontratados en el mes de enero de 2009, que dio lugar a una ocupación de la fábrica a partir del 11 de enero del mismo año. Los jefes quisieron enseñar a los trabajadores una lección y sobornaron a la policía regional para hacer un asalto a la fábrica ocupada el 29 de enero, que resultó en la muerte de dos trabajadores. Aunque se alcanzó un acuerdo provisional a principios de Marzo, la lucha entre el sindicato y los empresarios continuó y en Agosto éstos últimos intentaron un bloqueo. Este fue declarado ilegal por el Ministro de Trabajo venezolano y el cierre patronal fue derrotado a finales de agosto. Sin embargo, los jefes siguieron empeñados en aplastar el sindicato y despidió a 11 de sus principales dirigentes. Lamentablemente, esta acción fue refrendada por el Ministerio de Trabajo.

La lucha de Mitsubishi actuó como una advertencia para los trabajadores de toda Venezuela y los empujó a luchar por una renovación del movimiento obrero y, en concreto, por la reunificación de la UNT (Unión Nacional de Trabajadores) que había estado paralizada desde las luchas fraccionales que rompieron su Congreso en 2006. A mediados de octubre de 2009, la Federación de la UNT de los trabajadores de la industria del automóvil celebró una reunión de más de 200 trabajadores, que abogó por la unidad. El 4 de noviembre de 2009, se llevó a cabo con éxito un congreso regional de la UNT en Anzoátegui con representantes de 40 sindicatos. Por último, el 5 de diciembre, se celebró en Caracas una asamblea nacional de la UNT con unos 700 trabajadores de todo el país. Ya han comenzado los preparativos para un congreso nacional que se celebrará en abril.

Este congreso, sin duda, será muy importante para el futuro del movimiento de los trabajadores venezolanos. La división de la UNT en 2006 tuvo un impacto extremadamente negativo en la lucha de clases y fue un gran factor en la derrota de varias ocupaciones de fábricas, como la de Sanitarios Maracay en 2006-07. La presión desde abajo ha obligado a los líderes de las diferentes alas a reunirse y tratar de unir la UNT. Sin embargo, cualquier unidad duradera de la UNT sólo puede lograrse sobre la base de un plan de acción, ligado a la perspectiva de poner a la clase obrera como la vanguardia de la revolución. La cuestión de la especulación de los precios y la escasez de alimentos es una oportunidad de oro para la UNT para elaborar un plan de ocupaciones de fábricas de todas las industrias que realizan sabotajes contra la revolución. Una nueva oleada de ocupaciones de fábricas, encabezada por la UNT, en defensa de la revolución, podría empujar al gobierno a tomar medidas decisivas contra la burguesía. Esta política podría cambiar el curso de la revolución.

Fábricas ocupadas y la lucha por el control de los trabajadores

Los trabajadores en el movimiento de fábricas ocupadas todavía están luchando por la nacionalización bajo control obrero. El 31 de agosto de 2009, se ganó una victoria parcial, cuando el presidente Chávez anunció públicamente la nacionalización de INAF, una fábrica situada en Maracay, estado Aragua, que produce la mecánica para el sector de los trenes. Dado que el propietario de la planta la abandonó en el año 2006, los trabajadores habían continuado la producción bajo el control de los trabajadores y creado un comité de fábrica para gestionar todas las operaciones. Desde el principio, exigían la nacionalización bajo control obrero. La declaración de Chávez significa que ahora se le ha proporcionado más materia prima a fin de aumentar la producción, pero aparte de esto ninguna acción ha sido tomada y ningún decreto ha sido firmado. Los trabajadores, todos ellos miembros activos del PSUV, están haciendo campaña para el cumplimiento de la decisión de Chávez.

La fábrica cercana Gotcha, que produce camisetas, es otro ejemplo de la militancia de los trabajadores venezolanos. Las trabajadoras en esta fábrica han luchado durante varios años por las diferentes demandas de trabajo y desde el 2008 la fábrica ha estado ocupada. Siguen la producción de camisetas, que están vendiendo a los distribuidores nacionales, pero exigen la nacionalización como la única manera de producir camisetas que pueden beneficiar a la población en general: los escolares, empleados públicos, y así sucesivamente.

La situación en las industrias que han sido nacionalizadas recientemente es bastante crítica. Este es especialmente el caso de Guayana, donde varias industrias han sido nacionalizadas desde 2008-2009. En SIDOR, los trabajadores se quejan de que el sabotaje realizado por los gerentes contrarrevolucionarios que aún están en sus puestos, está teniendo un efecto desastroso sobre los resultados de producción. Un incendio en MITREX, una de las fundiciones de la planta, provocó una fuerte caída en la producción. La mala gestión y la corrupción parecen haber empeorado. Normalmente SIDOR produce 4,6 millones de toneladas de hierro al año, pero en 2009 sólo se produjeron 3 millones. Los trabajadores organizados en el Frente Revolucionario de Trabajadores Siderúrgicos están luchando por la aplicación del control de los trabajadores como la única manera de abrir los libros, elegir a los directores y poner a la compañía sobre una base sólida. Ellos han denunciado que el sabotaje consciente por parte de un sector de los administradores está dirigido a reducir la producción y así "probar" que la nacionalización de la empresa en el 2008 fue un error. Los trabajadores de Orinoco Iron y otras cuatro fábricas de briquetas que fueron nacionalizadas por Chávez en mayo de 2009 están pasando por experiencias similares.

Los trabajadores en las empresas recién nacionalizadas han aprendido en un espacio muy corto de tiempo, que la nacionalización en sí misma no resuelve todo. Sin el control democrático y el liderazgo de los trabajadores, los elementos contrarrevolucionarios pueden infiltrarse y conspirar para sabotear la producción. La mala gestión y la corrupción sólo pueden combatirse eficazmente si los trabajadores usan su fuerza colectiva para imponer su voluntad y hacerse cargo del funcionamiento de las fábricas, vinculadas a un plan socialista de desarrollo en el conjunto de Venezuela.

Las luchas internas en el Partido Socialista

El Primer Congreso Extraordinario del PSUV se abrió el 21 de noviembre, en un gran mitin en Caracas con Chávez dando un discurso muy a la izquierda y donde llamó a la creación de la V Internacional Socialista. El congreso estaba previsto que durase hasta finales de diciembre, pero el presidente Chávez propuso a los delegados que se prorrogara hasta el mes de abril, de modo que los documentos pudieran ser discutidos a fondo. Esta propuesta fue aprobada por los delegados.

Desde el principio, estaba claro que este congreso se caracterizaría por una lucha entre izquierda y derecha. Esto fue visto en el proceso de la elección de delegados, cuando la base del PSUV de Caracas se amotinó contra las irregularidades en el comité electoral que supuestamente iba a supervisar el proceso. En una asamblea de masas a finales de octubre, los representantes de las ramas del PSUV votaron a favor de destituir a esta Comisión y sustituirla por otras personas que pudieran encargarse de esta tarea [xi]. Protestas similares contra las irregularidades se sucedieron en otros lugares del país y en la campaña para las elecciones de delegados del 15 de noviembre donde se formaron alianzas a nivel local y regional del ala de izquierda.

En el propio congreso el estado de ánimo revolucionario de un gran sector de los delegados se ha hecho sentir. La burocracia ha tratado de controlar esto organizando el debate a nivel de estado por estado y no en las comisiones mixtas donde los delegados de los distintos estados pueden debatir juntos, independientemente de sus orígenes. A pesar de esto, no han logrado impedir la organización del embrión de un ala de izquierda entre los delegados. La prolongación del congreso ha permitido a los delegados viajar de regreso de las sesiones del Congreso (que se celebran en fines de semana) y discutir entre semana las propuestas con los representantes de cada rama que a su vez es responsable de discutir con su rama.

Hasta ahora, el Congreso ha discutido temas como la situación política y económica en el país, la crisis bancaria, los planes de ahorro de energía y agua, la creación de una fuerza de policía nacional y la conformación de la V Internacional. En la última sesión de diciembre, a los delegados se les presentó una nueva propuesta para un borrador de Programa y un borrador de Declaración de Principios. Esta propuesta no tomó en cuenta los documentos antiguos del Congreso Fundacional de 2008, donde la izquierda fue capaz de dejar su huella en la Declaración de Principios. La propuesta de hacer caso omiso de los antiguos documentos fue rechazada por la mayoría de los delegados. El debate sobre estos documentos se celebrará en las próximas semanas y seguramente será un punto de polémica entre la derecha y la izquierda.

La izquierda debe organizarse con urgencia en torno a un programa concreto de reivindicaciones claras, incluida la expropiación de las palancas dominantes de la economía. Existe el potencial para una gran tendencia de izquierda, que pueda organizar a decenas e incluso cientos de delegados en el congreso que aglutinen a miles de activistas en sus respectivas regiones. El PSUV cuenta con 2,5 millones de miembros que se registraron en patrullas. La gran mayoría se ha unido para luchar por la victoria revolucionaria. Es el deber de todos los socialistas revolucionarios organizar a estos trabajadores y a los pobres, empezando por la vanguardia, en una tendencia marxista capaz de ganar la mayoría en el partido y la lucha contra el ala burocrática de derechas. El futuro de la revolución bolivariana dependerá de esta cuestión.

Las tácticas del imperialismo y la contrarrevolución

Cuando Chávez habló ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York en octubre pasado, explicó que hay dos caras de Obama –el Obama sonriente y diplomático por un lado, y por otro el Obama que acepta la legitimidad de las elecciones fraudulentas de Honduras y la instalación de siete bases militares en Colombia–. "¿Quién es usted, Obama? ¿El primer Obama o el segundo?" preguntó Chávez. Indudablemente, hay un grano de verdad en esta declaración. Obama es y sigue siendo el representante del imperialismo estadounidense, y aquellos que pensaban que su política exterior sería radicalmente opuesta a la de Bush deben estar ahora muy decepcionados.

El imperialismo está empeñado en poner fin al proceso revolucionario que está teniendo lugar en América Latina. Venezuela es la vanguardia indiscutible de este proceso y la política internacionalista de Chávez y sus continuas llamadas a la revolución mundial (incluso en su forma limitada y confusa) es un faro de luz para todos los luchadores antiimperialistas de todo el mundo. La revolución venezolana representa un peligro mortal para las clases dominantes en las Américas. Esto explica por qué el imperialismo estadounidense ha dado nuevos pasos para controlar la situación: la instalación de siete bases militares en Colombia, el golpe de Estado en Honduras y, por último, el acuerdo para la creación de nuevas bases militares en Panamá que, en la práctica, rodearán a Venezuela con presencia militar estadounidense.

Los lacayos del imperialismo, es decir, la oposición contrarrevolucionaria venezolana, están tratando de sacar provecho de todos y cada uno de los errores cometidos por el gobierno. Problemas no resueltos tales como la vivienda, el crecimiento de la tasa de delincuencia y, recientemente, los apagones en el sistema energético, dejando a muchas casas sin electricidad durante largas horas, están siendo utilizados por la oposición para generar apatía entre las masas que apoyan la revolución. Lo mismo está ocurriendo con cuestiones tales como la inflación y la escasez de alimentos. El hecho de que la oposición fue capaz de ganar las elecciones de alcaldes y gobernadores en zonas pobres, como Petare, en noviembre de 2008, es una clara señal de advertencia. Si el gobierno no toma medidas decisivas para resolver las necesidades de las masas, la desmoralización puede extenderse y manifestarse en forma de abstención en las próximas elecciones.

La próxima prueba electoral será las elecciones parlamentarias de septiembre. Si no se produce ningún cambio en la situación, la oposición tiene grandes posibilidades de ganar un número considerable de escaños en la nueva Asamblea Nacional. A continuación, se procederá a utilizar estos MP para sabotear el funcionamiento del gobierno, movilizar a la clase media y provocar disturbios cuando sea posible. Su objetivo final es desestabilizar el país y crear una situación en la que puedan librarse de Chávez, ya sea por la vía parlamentaria o extra-parlamentaria.

La creación de comités de acción en las fábricas, los barrios pobres, escuelas y universidades está en el orden del día. Su tarea sería la de asumir la gran tradición de doble poder del año 2002, y vincularse a nivel local, regional y nacional, con representantes electos sometidos al derecho de revocación, y hacer planes concretos para derrotar a la contrarrevolución en todos los ámbitos de la sociedad. En muchos lugares estos embriones de doble poder se encuentran en los batallones del PSUV y / o de los consejos comunales.

Si los contrarrevolucionarios sabotean, digamos, la producción de alimentos, la UNT y los grupos de base locales de PSUV deben mostrar el camino a seguir mediante la ocupación de las plantas en cuestión y poniéndolas en funcionamiento bajo el control de los trabajadores. Un elemento de esto ya ha estado presente con los controles constantes de INDEPABIS (la comisión de control de calidad y precio, encabezado por Eduardo Samán), que en muchos casos, ha animado a los trabajadores a hacerse cargo de las plantas de procesamiento y a exigir la expropiación. La reciente nacionalización de la cadena de supermercados Éxito encontró el apoyo incondicional de la inmensa mayoría de los trabajadores. Este ejemplo debe ser seguido en todos los rincones de la sociedad venezolana.

El fortalecimiento de la tendencia marxista dentro de las filas del PSUV, la Juventud del PSUV y la UNT sería una poderosa herramienta para impulsar este proceso y derrotar a la contrarrevolución de una vez por todas con la destrucción de su poder económico y completando así la Revolución Socialista de Venezuela.

Caracas, 23 de enero 2010


[i] El Mundo, 12 de enero, 2010, pág. 3

[ii] Últimas Noticias, 8 de enero, 2010, pág. 14

[iii] Venezuelanalysis.com, 31 de diciembre, 2009

[iv] Correo de Orinoco, 18 de enero, 2010, pág. 2

[v] Reporte Diario de la Economía, 13 de enero, 2010, pág. 11

[vi] Últimas Noticias, 18 de diciembre, 2009, pág. 19

[vii] El Universal, 9 de enero, 2010

[viii] Venezuelanalysis.com, 29 diciembre, 2009

[ix] Ibíd.

[x] Venezuelanalysis.com, 31 de diciembre, 2009